Análisis interrelacionado "apocalypse now" y "el corazon de las tinieblas"

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6084 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 6 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
ANÁLISIS INTERRELACIONADO DE LA NOVELA “EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS” DE JOSEPH CONRAD Y LA PELÍCULA “APOCALYPSE NOW” DE FRANCIS F. COPPOLA.
)

1. FICHAS RESUMEN DE LAS OBRAS

1.1 El corazón de las tinieblas
Título original: Heart of darkness
Autor: Joseph Conrad
Idioma original: Inglés
Personajes principales: Kurtz (el mejor agente de una compañía belga de exportación de marfil)Marlow
Lugar de la acción: Congo Belga
Época. Fines del siglo XIX

1.2 Apocalypse Now
Título original: Apocalypse Now
Director: Francis Ford Coppola
Idioma original: Inglés
Personajes principales: Coronel Kurtz (con un perfecto historial militar)
Capitán Willard
Lugar de la acción: Vetnam - Camboya
Época: Guerra de Vietnam 1961 – 1975
Guión: John Millius, F. F.Coppola y Michael Herr
Año: 1979
Duración: 155 minutos

2. ENCUADRE HISTÓRICO

2.1 El corazón de las tinieblas. Congo Belga
Después de un siglo de problemas y guerras coloniales, el Congreso de Viena (1815) reglamenta la nueva situación. Inglaterra se ha hecho dueña, durante las últimas contiendas, de la mayor parte de las colonias y las propias guerras napoleónicas le han dado laposibilidad de implantarse con fuerza en los mercados sudamericanos. Ello, unido al proceso de revolución industrial que está llevando a cabo en su seno, con la consiguiente demanda de mercados, hará que Gran Bretaña vaya incorporando nuevas colonias a su corona.
A comienzos del XIX otras potencias, de segunda o tercera fila, no han perdido del todo sus colonias. Francia, incluso, va a ampliar supatrimonio, Holanda lo conserva y mantiene, y España o Portugal defienden lo que la benevolencia de los demás ha querido reservarles todavía. El período 1815-73 va, de este modo, desarrollando una relativa época de tranquilidad internacional, que sólo se explica por la desigualdad de fuerzas en presencia.
El espejismo colonial se va afianzando según avanza el siglo, y no es preciso esperar a la granoleada de opinión de los años ochenta para comprobar, en los grupos industriales, en los políticos, propagandísticos o en los hombres de la alta finanza, la atracción de lejanos mercados o de plataformas de expansión susceptibles de ser entendidas como medio de reforma política o progreso económico y social. Ya en 1861, el rey Leopoldo II de Bélgica, promotor de lo que después sería el imperiobelga del Congo, escribía: “Ya que la historia enseña que las colonias contribuyen notablemente a la potencia y a la prosperidad de los Estados, intentemos procurarnos una”. Una, al menos. Estaba dispuesto Leopoldo a comprar a sus poseedores las Filipinas, las Canarias o cualquier archipiélago oceánico. Ante el fracaso, pondría la visa definitivamente en el África central, donde todo estaba porhacer, y donde los exploradores habían facilitado la penetración económica.
La conferencia de Bruselas, que se convocó en 1876 a instancia del rey de los belgas, abriría las puertas de una nueva fase de expansión. Resultado de esta conferencia, fue la creación de la Association Internationale Africaine, cuya presidencia se confió al coronel Strauch, hombre de confianza y fiel servidor de Leopoldo II.La Association no fue sino una fachada o tapadera para cubrir las verdaderas intenciones de rapiña de Leopoldo II.
En 1884-1885, se celebró la Conferencia de Berlín, que se inició el 15 de noviembre de 1884, con representantes de trece naciones: Austria-Hungría, Bélgica, Dinamarca, España, Gran Bretaña, Holanda, Italia, Noruega, Portugal, Rusia, Suecia y Turquía. Cómo única nación no europeaparticiparon los Estados Unidos. Los asistentes consideraron con un criterio eurocentrista y con toda prepotencia, que el “Continente Negro” era un botín a repartirse entre ellos y dispusieron la desmembración de África. Además de asignar distintos territorios africanos a los países europeos participantes, se tomó la inaudita decisión de conceder el Congo, no a Bélgica, sino personalmente a su...
tracking img