Análisis literario : la lechera

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3448 palabras )
  • Descarga(s) : 15
  • Publicado : 1 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Facultad de Educación y Ciencias Humanas.
Pedagogía en Lenguaje y Comunicación.

Análisis Estructuralista de “Catalina Parra”
De Nicanor Parra


PROFESORA:
Dra. Olga Grandón Lagunas.INTEGRANTES
Priscila Luna Jara.
Claudio Cortés Guerra.Fernando Jure Gallardo.

INTRODUCCIÓN
Como introducción, comenzaremos destacando que hemos escogido esta obra literaria, “Catalina Parra” por ser un poema tradicional y coloquial en el que Nicanor Parra trasmite una sensación de añoranza, de tristeza real, unida al vivir de la ausente, vinculada como existencia a la mujer que ella es. El hablante no acepta la realidad de su mundoexterno, marcado por la ausencia, la lejanía, la propia ignorancia de su hacer y ser lejano. Construye, entonces, con su palabra, un mundo interno protector, en el que se neutralizan la ausencia, la lejanía, la ignorancia.
El mundo aparece construido con palabras escogidas, cultivadas, con metáforas tópicas, comunes tanto en la tradición retórica universal, cuanto en el mundo propio delhablante: lámpara y rosa. De ese mundo creado, resguardado, Catalina Parra emerge más allá del tiempo, que resulta abolido al fusionarse pasado, presente y futuro y más allá de su posible soledad en la lejanía, más allá de la tristeza y de la humedad de la lluvia impenitente, porque aparece vinculada estrechamente al hablante que la reconoce y canta como su hija.
Es así como más allá de su nostalgia, elhablante ha sido capaz de construir gracias al amor, un mundo de resguardo para la ausente. Encuentra y dice las palabras, verdadero conjuro, que signan para nosotros su mundo interior y al hacérnoslo legible, nos permite penetrar y desear con él.
Catalina Parra, “La ausente”
El hablante lírico desde un acá, recuerda a la ausente, la imagina en ciudad extraña, caminando bajo la lluvia. A estalejanía espacial opone la cercanía afectiva del recuerdo. A su no saber palabra de su presente, opone la imagen del pasado que se recuerda y la magia de un futuro venturoso generado en su palabra poética: a la incapacidad de saber, opone la capacidad de desear y esperar.
En primer término, se enuncia su actividad y su lejanía. Caminando, acción reiterada que entrega no sólo una actividadconcreta posible, sino también, una actitud vital, activa, decidida: no es la mujer que se queda quieta frente a la adversidad, sino la que avanza con decisión por la vida. La conocemos, itinerante y sola, a través de la evocación que de ella hace el hablante desde su no saber y añoranza.
La presenta inolvidable, arrostrando la lluvia y el destino; sin embargo, al recordarla, la primera imagen sedesdibuja y la ve pobre y pálida. Cambia la actitud del hablante lírico al aceptar una posible esperanza de volver a verla.
Al hacernos participantes, como lectores de ese sentimiento, Catalina pasa a formar parte de una comunidad: Hablante Lírico -Lector- nuestra Catalina Parra. Unidos con el hablante lírico, identificados con su sentir, hacemos nuestras las palabras de las últimas estrofas y,entonces, Catalina Parra emerge protegida por los augurios de las palabras rituales y se entroniza como la niña inolvidable, la hija tantas veces comparada con la rutilante luz de la mañana, luminosa, trasparente, translúcida, con su nota de dolor y tragedia de amor perdido que la transforma en lámpara sellada. Para protegerla, se proyecta el deseo del hablante lírico: que esta rosa nunca pierda su...
tracking img