Analisis del capitulo vi del don quijote de la mancha

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (640 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÓN

El cura encabeza una especie de inquisición (incluso se imitan de forma cómica las costumbres de dicho tribunal) a los libros de don Quijote. Todos son mandados a la hoguera, aexcepción de Amadís de Gaula, Palmerín de Inglaterra, Don Belianís (se le da una oportunidad piadosa), Tirante el Blanco (que el cura consideraba el mejor libro del mundo), La Diana, Los diez libros deFortuna de Amor, El cancionero, La Galatea, La Araucana, La Austríada, El Monserrato y Las lágrimas de Angélica.

CAPÍTULO VI
Del donoso y grande escrutinio que el cura y el barbero hicieron en lalibrería de nuestro ingenioso hidalgo
Entraron todos al cuarto donde don Quijote guardaba sus libros y encontraron más de cien volúmenes algunos grandes y bien encuadernados y algunos pequeños. Apenasel ama los vio tomo un recipiente con agua bendita y le dijo al cura:
―Tome, señor cura, exorcice a esos libros de los encantos que poseen.
El cura sonrió y le pidió al barbero que le muestre uno auno esos libros para saber cuáles merecían ser quemados y cuáles no.
―No hay que perdonar a ninguno ―dijo la sobrina― hay que hacer un montón en el corral y prenderles fuego.
La apoyó en esepensamiento el ama pero el cura no las tomó en cuenta y empezó la revisión de los libros. El primero en caer en sus manos fue Amadís de Gaula y aunque en un inicio quiso mandarlo al fuego por ser el iniciadorde los libros de caballerías, el barbero le recordó que era el primero y mejor de esos libros y que merecía salvarse. El cura convino en ello y le otorgaron la vida.
Continuaron su escrutinio porvarios volúmenes que por solo el título, el cura sabía que merecían ser quemados. Hasta que llegaron a dos libros: Palmerín de Oliva y Palmerín de Inglaterra. El cura dijo entonces:
―Ese de oliva quesea quemado, mientras que el de Inglaterra debe ser guardado en un cofre como cosa de mucho valor. Así que solo este y Amadís de Gaula serán los libros salvados del fuego.
―No señor ―replicó el...
tracking img