Analisis del quijote

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1183 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Análisis del Quijote

Desde el Primer capítulo sabemos que don Quijote es un hidalgo de aldea, que tiene 50 años y que se ha vuelto loco. “Se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio” nos dirá el narrador. Así para el Quijote sólo tiene valor lo que él imagina. Y lo que imagina a partir de lo que ha leído. Es decir que, su intención, es vivir la literatura. No sólo incorporarhábitos, costumbres, modales, indumentaria y códigos de los caballeros andantes sino ser, él mismo, un caballero andante y vivir en el mundo fabuloso que esos libros plantean. Por eso creará un nuevo nombre para él, para su caballo y , sobre todo, para la mujer a la que dedicará todas sus aventuras, Dulcinea.
Sin embargo esta locura será tal sólo para transformar la realidad y adaptarla al mundo dela literatura. En todo lo demás Don Quijote será coherente, inteligente e incluso sabio. Por eso, aunque muchos se burlarán de él, otros tantos admirarán a ese hombre decidido, sólo por aumentar su honra, a deshacer entuertos.
En realidad poco sabremos de su vida anterior. Incluso su nombre no será muy especificado (“Quijada o Quesada” dice el narrador). Lo conoceremos pobre en el comer, debuen vestir y aficionado a la caza. O sea que, casi inmediatamente, compartiremos la vida de un personaje construido en la frondosa biblioteca que el cura y el barbero terminan revolviendo. No hay allí libros de historia, ni científicos, ni religiosos. Pero, si aquellos caballeros eran perfectos, inquebrantables y, en muchos sentidos, sobrehumanos, don Quijote será todos esos personajes, en susideales, pero profundamente humano.
Don Quijote se va creando a si mismo. Se centra mucho en el Amadis de Gaula como modelo pero cualquier otro donde haya valor, fama y gloria, puede incorporarse como parte de su intención de convertirse en aquellos a quien tanto admira.
Él quiere ser una criatura literaria y vivir en un universo donde hasta lo más feo puede transformarse en poesía.La venta donde searma es un castillo, las mujeres toscas, hermosas doncellas y la vida toda, un lugar de aventuras y emoción cuya coherencia no sufre fisuras. No importa que su escudero insista en que los molinos son molinos y nada más, no importa que los brazos de los gigantes se revelen como crueles aspas que lo descalabran. Siempre habrá por allí un malvado encantador que intente deshacer frente a los mortalescomunes ese mundo maravilloso donde el Quijote vive.
Pero, don Quijote no sólo imita. Él es también un creador. Pasa días buscando los nombres adecuados para él, su caballo y su amada. Va adaptando sus desventuras para que terminen siendo aventuras y hasta recrea, en el capítulo 18, una impresionante batalla entre dos “ejércitos” de carneros que a él se le antojan reyes solucionando diferenciaspor medio de la espada.
Hay una diferencia notable entre la primera y la segunda parte respecto a la personalidad del Quijote. Ya dijimos que, en la primera, el mundo fabricado por el Quijote no tiene fisuras. Nada lo mueve de su creación. Nada lo hace dudar y, por el contrario, todo lo que hace y le sucede refuerza su posición.
En cambio, en la segunda parte, muchas veces el Quijote sedesencantará, se desengañará. Lentamente la locura heroica del Quijote va desapareciendo. Por eso no es casual que esta segunda parte comience con el Quijote ya transformado en libro, ya incorporado a lo literario.
Si en la primera parte la literatura se hacía realidad, en la segunda la realidad se ha transformado en literatura. Y el Quijote (y hasta Sancho) dudan de la fidelidad de esa trascripción.Podríamos decir que en la primera parte el Quijote es un personaje sin evolución. Sufre un cambio en las primeras páginas y luego se queda así hasta el final. En la segunda, en cambio, el personaje va evolucionando, va cambiando, hasta que, finalmente, recupera su cordura.
Incluso también Sancho cambia en esta segunda parte. Aquel cobarde, crédulo, comilón, burlón y hasta interesado Sancho de la...
tracking img