Anatomia de la tentacion sexual

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 42 (10347 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 20 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La anatomía de una pasión sexual 1 (Reservado el nombre del autor.) El despliegue de la insinuación sexual —más que insinuación invitación— es como una marea que invade todos los rincones de la vida moderna: en las revistas, en el cine, en la radio, la televisión y particularmente en la computadora. Todas las inhibiciones parecen haberse desleído. Nada se excluye, nada se descarta, ni en ellenguaje, ni en los movimientos corporales, ni en las situaciones. Los límites tradicionales de la decencia y el recato se han desvanecido hasta desaparecer. El recinto mismo de las iglesias no se libra de este aflojamiento de la discreción. Después del servicio dominical miembros y visitantes se reúnen en un salón adjunto para expansión fraternal. Hermosa costumbre. Pues en una ocasión así alguienacertó a oír a un oficial hacer cuentos de subido color a un grupo de señoras que reían alegres. Cosas de los tiempos. Viajando por la carretera un pastor con su familia aciertan a pasar junto a una valla anunciadora en que un gran oso en actitud insinuante promete cosas “sólo para adultos”. “¿Qué es eso, papá?”, pregunta uno de los niños. “Sí, ¿qué quiere decir?”, corea otro. El pastor no sabe quéresponder y busca alguna generalidad para salir del paso. La situación se constituye en reto para el guía cristiano, que confronta en sí mismo (porque la fe no exime del aguijón del deseo) el conflicto frecuente entre la santidad y la pasión nacido de la naturaleza sexual. Esto ha sido siempre un hecho de la conformación humana; pero al rendirse hasta caer las barreras del recato social, elcristiano, incluyendo especialmente al pastor, sufre a menudo el embate de conflictos de conciencia de los que no siempre sale airoso. El artículo que sigue, escrito con cruda franqueza, es el testimonio de la experiencia personal de un pastor cuyo nombre preferimos no revelar. PARTE I LA CAÍDA “La lascivia es un gorila que se agarra a nuestros lomos. Si por esfuerzo mental lo podemos controlar duranteel día, se levanta con mayor salvajismo en nuestros sueños de la noche. Y cuando pensamos que estamos a salvo de sus ataques, levanta su fea cabeza y se ríe, y no hay catarata en el mundo lo bastante caudalosa y fría como para abatirla. Oh, Dios Todopoderoso, ¿por qué adornaste a los hombres con un regalo tan aborrecible?” —Frederick Buechner Escribo este artículo anónimamente porque me sientoabochornado. Abochornado por razón de mi esposa y mis hijos, sí, pero más que todo por mí mismo. Voy a hablar de mi lucha personal con la lascivia. Mas si creyera que soy el único que ha peleado esta guerra, no gastaría energía emocional desenterrando sórdidos y dolorosos recuerdos. Pero creo que mi experiencia no es nada insólita, sino al contrario, típica de pastores, escritores y oradores enconvenciones religiosas. Ninguno habla sobre el particular. Ninguno escribe.
1

LA BATALLA INTERIOR

Algunos datos y nombres de lugares han sido cambiados u omitidos para proteger la identidad del autor. 1

Ministerios LOGOI www.logoi.org

Pero está ahí, como un cáncer ignorado que se extiende en metátesis cuando no se lo busca con rayos X o se palpan sus tumores. Sé que no estoy solo. Laspocas veces que he abierto mi corazón a mis amigos cristianos su reacción ha sido el relato de experiencias con exactamente las mismas etapas de desvelo, obsesión, posesión. De aquí a muchos años, cuando historiadores y sociólogos revisen el legado documental de estos tiempos, no hay duda de que se aparecerán con floridas explicaciones acerca de por qué los hombres que se criaron en hogaresreligiosos resultan de exagerado apetito sexual, vulnerables a los reclamos de la lascivia y la obsesión, y por qué las mujeres que crecieron en esa misma clase de ambiente suelen presentar una disposición rígida y más bien pobre en interés sexual. Pero eso lo dejo a los analistas del futuro. Llevo vivo el recuerdo de la primera noche que experimenté el reclamo de la lascivia. Verdadera lascivia, no de...
tracking img