Anco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2457 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Venezuela en un maletín

El 10 de agosto de 1806, el venezolano Francisco de Miranda (aquel que nuestra iconografía patria eternizó hosco y aburrido sobre el camastro de su prisión) llevaría a cabo una acción fundamental para interpretar una de las claves de nuestra historia republicana. Acompañado de un grupo de oficiales norteamericanos, ingleses y alemanes, desembarcó en La Vela de Coro conun ejército de unos trescientos hombres, luego de haberlo intentado vanamente en las costas de Ocumare.

La operación parecía concebida para el fracaso: habiendo sido avistado con antelación por los vigías españoles, el grupo recibió una férrea resistencia por parte de sus entrenadas tropas.

Al final de la refriega, su diezmada milicia, reducida a menos de doscientos fatigados ydesaliñados combatientes, entró al pueblo, siéndoles imposible despertar la simpatía de sus recelosos pobladores, quienes vieron en esos desconocidos de extranjero acento a un puñado de invasores antes que a un ejército libertador. En su larga cadena de reveses, no tendría más remedio que ordenar el repliegue de sus sueños, embarcando nuevamente en el Leander, e inaugurando una de las tradiciones másemblemáticas de nuestro lado oscuro, no ya como nación, sino como raza: el ademán de errar, estruendosa, pero pomposamente.

El, según los corrillos de entonces, protegido de Cagigal, es una de las figuras arquetípicas de lo que se conoció como vida romántica, así como de sus características más distintivas: voluntarismo, ego desmedido, desprecio por el sentido común, desmesurada confianza en laimaginación, terquedad, fe ciega en sus capacidades e ideas gobernadas por la utopía, entre otras. Su impericia para contemporizar con el mundo que les rodea, aunado a una inmensa egolatría y a una incapacidad manifiesta para razonar dentro de los límites de la sensatez, suelen llevarlos a una entrega suicida en pos de sus metas, inmolación que -alcanzado su objetivo- será orlada de heroísmo poraquellos que sabrán aprovecharla para su beneficio personal.

Este tema, este prototipo, ha sido fuente de variados tratamientos en nuestra literatura. El largo poema "Derrota" de Rafael Cadenas y la novela "País Portátil" de Adriano González León, son dos ejemplos que nadaron a contracorriente, en una época en que la apología de la lucha armada y las denuncias al poder fueron el emotivo enfoque quedistrajo a muchos autores.

Paralelamente a la constatación de provenir de una familia de la más genuina estirpe de fanfarrones y chapuceros, una familia de pomposos derrotados -como ya se acuñó-, durante el decurso de un corto aunque accidentado viaje a bordo de un autobús por la congestionada Caracas de los años sesenta, asediado por anuncios publicitarios tan violentos y agolpados como susrecuerdos, Andrés Barazarte viaja también por el camino andado de su vida adulta, desde su llegada a la capital hasta el momento en el que se encuentra, atravesando el centro de la ciudad, con un maletín—metáfora entre las manos y una misión batallando por no ahogarse en medio de un torbellino de azuzantes y quejumbrosos espectros patriarcales.

Viaja en el recuerdo y viaja en el tiempo presentedurante más de doscientas cincuenta páginas, hasta tropezarse con ese momento que lo justificará, el momento en que, por llegar tarde, arruinará la única acción subversiva importante en que iba a participar, aparente motivación vital de su existencia. Cerrando esa peste de intemperancia, soledad y confinamiento que era el apellido Barazarte, triunfaría paradójicamente en algo que no se habíapropuesto: poner fin a esa casta de infructuosos amantes de la destrucción.

Cuando González León engendra a Andrés Barazarte para que se desplace entre esos arquetípicos personajes de los sesenta, se cuida tanto de omitir cualquier tono de exaltación o justificación, que obtiene como resultado a un perfecto antihéroe que, lejos de lo que se espera de un texto de la época, no parece blandir...
tracking img