Angustia, deseo y goce

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3237 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
TOLUCA, MÉXICO, 7 DE MAYO DE 2004.
1. Introducción

En el presente trabajo, de manera muy general, se abordarán algunos temas que para el psicoanálisis han sido de gran importancia, más, dentro de las conceptualizaciones Freudianas como lo es el tema de la angustia. Sobre esto, se trata de hacer un diferenciación importante entre angustia neurótica y angustia realista, partiendo de losprimeros trabajos de Freud. Para lograr esta diferenciación, que para fines de éste trabajo es de suma importancia, se hará una descripción de cada una de éstas y de cómo Freud las fue concibiendo a lo largo del tiempo y a los conceptos que finalmente llegó.
Por otro lado, hablaremos acerca del deseo, que aunque Freud utiliza poco este término, trataremos de explicarlo desde otras perspectivas, parapoder entenderlo y saber cómo va logrando su estructuración dentro del sujeto. También es importante tener en cuenta cómo el deseo es instaurado y por quién y su relación con el desarrollo de la vida sexual.
De igual manera nos ocuparemos de hablar del goce, cuyo término adquiere toda su relevancia a partir de la obra de Lacan, quien construye ayudado por Freud dos concepciones: libido y pulsión demuerte.
Una vez descritos cada uno de éstos términos y estructuras, así como su función en el sujeto y las condiciones por las que se presentan, nos dedicaremos más adelante ha hacer un análisis en donde abordaremos de manera más profunda la relación que existe entre la angustia, el deseo y el goce.
Puede parecer extraño para quien desconoce acerca de éstas tres concepciones, el hecho de queexista entre ellas una relación, pero lo cierto es que están ahí siempre y que cada uno de nosotros seguramente hemos experimentado a lo largo de nuestras vidas.
2. Soporte teórico

Para Freud la angustia es algo que no necesita presentárnosla, ya que cada uno de nosotros hemos experimentado alguna vez esta sensación, o mejor dicho este estado afectivo. Freud abordó por primera vez el problema dela angustia en el decurso de sus investigaciones sobre las neurosis actuales; sus más tempranos exámenes en este asunto se hallan en su primer trabajo sobre las neurosis de angustia en 1895. Como consecuencia de estos estudios, logra un hallazgo clínico de que en los casos de neurosis de angustia era siempre posible comprobar cierta interferencia de la descarga de la tensión sexual, estableció,como es natural, la conclusión de que la excitación acumulada buscaba la vía de salida transformándose en angustia. Según Freud se trataba de un proceso puramente físico, sin ninguna determinación psíquica. A este punto de vista le fue muy fiel Freud durante mucho tiempo hasta que dejó de concebir la angustia como libido trasmudada, ahora la llamaba reacción frente a situaciones de peligro regidapor un modelo particular. Aún con todo esto, afirma como muy posible en el caso de la neurosis de angustia -sea el exceso de la libido no aplicada- el que encuentre su descarga en el desarrollo de angustia.
Por esto se ve en la necesidad de distinguir entre los tipos de angustia; llamando angustia realista en oposición a la angustia neurótica. La angustia realista aparece como algo muy racional ycomprensible. De ella diremos que es una reacción frente a la percepción de un peligro exterior, es decir, de un daño esperado, previsto; va unida al reflejo de huída, y es lícito ver en ella una manifestación de la pulsión de autoconservación. Las oportunidades en donde se presente la angustia (es decir, frente a qué objetos y en que situaciones) dependerán en buena parte, como es natural delestado de nuestro saber y de nuestro sentimiento de poder respecto del mundo exterior.
Hallamos sumamente comprensible que el salvaje sienta miedo frente a un cañón y se angustie frente a un eclipse de sol, mientras que el hombre blanco que maneja aquel instrumento y puede predecir el eclipse, permanece exento de angustia en esas situaciones. En otras ocasiones, es justamente el mayor saber el que...
tracking img