Animales

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6081 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un coto de caza llamado España

Bienvenidos al "Pim, pam, pum" nacional. Pasen, carguen, apunten y maten señoras y señores. Tenemos vidas a precio de saldo. Ustedes ponen las armas y la administración les otorga el beneplácito para apretar el gatillo. De proporcionar las víctimas se encarga la naturaleza, un entorno que hemos transformado a golpe de ley en caseta de feria y donde lospremios son peluches de piel, carne y hueso. Disparen a mansalva y sin miedo que los animales están para eso: negocio y diversión humanas. En su caso, tratándose de un puro entretenimiento, nos ocuparemos de cubrir el rojo de la sangre que derraman esos monigotes al ser alcanzados, con el verde implícito en términos como conservacionismo, ecologísmo o sostenibilidad, tan de moda y tán rentables hoy endía, que ya se sabe que es más útil parecer honrado que serlo.

La Junta de Castilla y León autoriza la caza de corzas durante la época en la que están preñadas o amamantando a sus corcinos. Por supuesto que, abatida la madre, la cría queda condenada al desamparo, la agonía y la muerte. "Descaste de hembras" lo denominan oficialmente estos tecnócratas, unos burócratas en los que no se sabe sila perversión nace de la ignorancia o es al reves; una medida adoptada según ellos para controlar la población, y aunque los sabemos hábiles en el empleo de eufemismos nos restan ojos y conciencia suficientes como para entender que la expresión adecuada, la sincera, sería degollina de hembras y camadas.

El mismo organismo y suponemos que idénticos funcionarios y políticos permiten que se matenlos llamados "híbridos", esto es, el resultado del cruce entre un perro y una loba. No están solos en la decisión, otras comunidades como Galicia secundan la iniciativa. Dicen que es para preservar a los lobos, pero por otra parte catalogan a éstos como especie cinegética al norte del Duero y en ocasiones al sur, estableciendo un cupo para que sean abatidos a tiros. Esta vez, afirman, se rigen porun criterio de aprovechamiento sostenible.

El Parlament de Catalunya aprueba un decreto que da el visto bueno para la captura, en vivo puntualizan, de 60.000 pajaritos fringílidos que estaban hasta ahora protegidos. Hablamos de gorriones, verderones, pardillos, pinzones, etc. ¿Se imaginan cuántos de ellos se quedarán tiesos como lo que son, pajarillos, durante ese proceso? El decreto indica quese trata de una modificación en la ley de protección de animales.

Son cuatro ejemplos de nuevas normativas que, para mayor gozo de los cazadores, amplían el elenco de vidas destrozadas por este pasatiempo cruel. Cuatro disposiciones responsables de miles de muertes directas y de no pocas indirectas: las de aquellas criaturas que quedarán desvalidas por falta de madre y las de una estadísticasiempre en aumento: los seres humanos heridos y fallecidos por los numerosos "accidentes" habidos en la actividad cinegética.

No está de más analizar las expresiones que los acompañan: control, preservación, aprovechamiento, sostenibilidad, protección. Díganme, ¿alguien que sólo escuchase esos términos sin saber más del asunto podría presuponer algo negativo en las disposiciones aprobadas?, ¿yquien contemplase el miedo, la huida angustiosa, el dolor, las oquedades dejadas por los cartuchos en los cuerpos, las hemorragias, los llantos, gemidos y aullidos de sufrimiento de los animales, sus cadáveres inmóviles y ensangrentados, y a las crías aterrorizadas y desvalidas a su lado, sería capaz de oírlos sin sentir arcadas? La hipocresía y el cinismo son actitudes censurables, pero cuandoparten de políticos y cuestan vidas deberían de convertirse en conductas condenables, moral y penalmente.

Hay estados en los que la caza está prohibida. Los Países Bajos y Holanda son dos de ellos. No sé ustedes, pero yo no recuerdo haber visto en los periódicos que una bandada de estorninos haya arrasado un barrio de Auckland vaciando a picotazos las cuencas oculares de sus habitantes, ni que...
tracking img