Antes de adán / la peste escarlata informe

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1073 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Título: La peste escarlata
Autor: Jack London

Informe:

Navona es un sello editorial que en su colección Reencuentros está sacando al difícil mercado editorial obras de prestigiosos escritores que ya no se encuentran en las librerías.

Grandes éxitos de otros tiempos que bien merecen volverse a leer, o incluso descubrir por las nuevas generaciones. En una encuadernación que a mi pareceres francamente cómoda, un híbrido entre bolsillo y tapa dura, la estética de las portadas recuerda los volúmenes de la década de los setenta. Nombres como Joseph Conrad, Mark Twain, John Steinbeck, Voltaire….más, y entre ellos Jack London.

Escritor norteamericano que vivió el cambio de siglo anterior, London fue tremendo vividor, vagabundo y aventurero, todo un autodidacta cuya movida vida fuela inspiración de muchas de sus obras. Un escritor que supo aprovechar las tecnologías que surgieron en la época: “Comenzó con nuevas tecnologías de impresión que permitían la producción de revistas de bajo coste. Esto resultó en una revolución para las revistas populares dirigidas a un amplio público, y un mercado fuerte para las historias cortas de ficción…”. Son precisamente dos cuentos cortoslos escogidos para conformar un volumen que Navona viene de publicar, Antes de Adán, y La peste escarlata, con traducción de Rebeca Bouvier.

Descubrimos aquí un Jack London que se aventura en la ciencia ficción, situando las dos historias en polos opuestos del tiempo: la prehistoria evolutiva y el futuro más allá del que conocemos nosotros mismos, el año 2072, tarea nada fácil para alguien quemurió en la primera mitad del siglo XX, concretamente en 1916.
Antes de Adán es una indagación, una obsesión de London sobre nuestros orígenes, algo casi personal debido, tal vez, al desconocimiento de quién fue realmente su padre. Con un realismo impactante el escritor decimonónico nos introduce en la vida cotidiana de un homínido del Pleistoceno, en pleno lento proceso evolutivo del hombre, alque llama Colmillo Largo. Pero no lo hace sin más, sino que utiliza el presente del siglo XX a través de la memoria racial de un muchacho que sueña cada noche con la vida de sus antepasados más lejanos, y cuya vida real se ve invadida por esa otra vida de sueños. Con un comienzo que se reviste de ciencia antropológica, muy interesantes resultan las definiciones que tratan de dar una lógicacientífica al relato: “La memoria racial se remontaba a nuestros antepasados arborícolas. Al vivir en los árboles, la amenaza de una caída era constante….de este modo, estando dormidos, cuando caemos al vacío y nos despertamos justo antes de alcanzar el suelo, estamos simplemente recordando lo que les ocurrió a nuestros antepasados arborícolas…”; “Un instinto es tan sólo un hábito grabado en nuestraherencia, eso es todo….El medio por el cual estos recuerdos se transmiten de generación en generación se denomina germoplasma, éste lleva la memoria de toda la evolución de la raza…”

Después de una introductoria más pedagógica que aventurera, comienza la lucha por la supervivencia de Colmillo Largo, sus amigos y enemigos. “Yo debí de vivir los inicios del camino del hombre hacia la humanidad”,declara London a través de la voz de este muchacho, convertido en sueños en un hombre tremendamente primitivo, que se movía entre los árboles y la tierra, sin un lenguaje desarrollado, solo provisto de sonidos y pantomimas, sin armas ni fuego, y sobre todo con falta de empuje para crear, inventar, pues eran criaturas atenazadas constantemente por el miedo. Miedo a los depredadores, a sus propioscongéneres, más violentos, a los hombres del fuego, que existieron alternativamente a este tipo de homínido, y los arborícolas: “Estaban menos encorvados que nosotros y sus movimientos no eran tan rápidos. Su columna vertebral, sus caderas y las articulaciones de sus rodillas parecían más rígidas. Sus brazos no eran tan largos como los nuestros y nunca vi que al andar tocaran el suelo con las manos....
tracking img