Antigimnasia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2099 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 26 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
tigimnasiaAntigimnasia

19/7/07

13:31

Página 86

Terapias corporales

Ana Maria Vidal Fotografías: Ester Bertolín

La antigimnasia

THÉRÈSE BERTHERAT

Antigimnasia

19/7/07

13:31

Página 87

Te r a p i a s c o r p o r a l e s
Antigimnasia Thérèse Bertherat

A simple vista, parecería obvio decir que vivimos dentro de nuestro cuerpo, ¡al menos en lo que a lareencarnación presente se refiere! Y, sin embargo, la cosa no es tan sencilla. Desde que nacemos, nos vemos sumergidos en un entorno con patrones y leyes explícitas e implícitas que paulatinamente van moldeando nuestra forma de funcionar y

nuestra capacidad para adaptarnos al mundo que nos rodea. La infancia puede ser, al menos en apariencia, una etapa más o menos feliz. A medida que vamos creciendo,parece que nos las tenemos que ver con retos de mayor complejidad. Para evolucionar en este universo, nos valemos, en parte, de la imitación (física y psíquica) de las

personas de importante referencia inmediata. Absorbemos la cultura a la cual pertenecemos, sin filtrar, buscando la aprobación general o rebelándonos. Muy pronto el discurso mental va ganando predominancia sobre la información quepertenece al lenguaje de nuestro cuerpo, al que llegamos a olvidar, cuando no a maltratar.

Paralelamente al progresivo sedentarismo de la población, al alejamiento de los ritmos naturales y del cuerpo a cuerpo con la Naturaleza, que de por sí ya daba una posibilidad natural de estar en forma, –véase si no qué diferentes son los cuerpos de las personas de culturas que aún están en contactodirecto con la Naturaleza–, fueron apareciendo formas de ejercitar el organismo para mantenerlo en forma, elástico, ágil. Pero, imperceptiblemente, el cuerpo hace su camino más allá de nuestra voluntad, y así, a poco que nos fijemos, vemos aparecer progresivamente un sinfín de actitudes corporales bien definidas. Espaldas contraídas, mentones desafiantes, nucas encogidas, costillas paralizadas,mandíbulas apretadas... nos hablan de actitudes frente a quienes nos rodean, frente a los conflictos, frente a los placeres. Y qué decir de los pies, que aprenden a regañadientes a ser enfundados en zapatos que los aprietan, los deforman, los cortan de un contacto inmediato con el suelo. Gran parte de nuestro tiempo los llevamos ocultos, vencida la inicial resistencia, bien patente en el rechazo que vemosen los niños pequeños a aceptar las primeras botitas. Hemos olvidado que los pies son básicos para nuestra forma de avanzar por la vida. Sutilmente, pero con contundencia, el cuerpo almacena infinidad de informaciones que van moldeando la globalidad de la estructura de la persona. El cuerpo recoge con especial predilección todas aquellas emociones y reacciones que nuestra conciencia rechaza oreprime.

De hecho, el cuerpo es el libro en el que la totalidad de nuesta historia está marcada con increíble fidelidad. Todos los esfuerzos de la persona para adaptarse a su entorno, a los valores que marcan la estructura condicionada de su cultura, todos los elementos a los que se agarra para construir su personaje, el que necesita de la aprobación de los demás, todos

“Toda perturbación en lacapacidad de sentir plenamente el propio cuerpo ataca la confianza en sí mismo y la unidad del sentimiento corporal; crea al mismo tiempo la necesidad de compensación”
W. Reich

sus miedos no reconocidos, son los que forman o deforman nuestro cuerpo. El cuerpo, sobrecargado por las emociones negadas, los traumas no resueltos, los aprendizajes condicionados, se queja. Si estamos con lasensibilidad aguzada, captaremos las primeras protestas cuando las molestias son leves, cuando son simples de reconducir. Pero, si estamos más atentos a nuestro discurso mental que a nuestro cuerpo, más va a tener que protestar hasta que le hagamos caso. Con frecuencia, cuando nos dignamos a empezar a escucharle de verdad, el desaguisado ya tiene proporciones de gran magnitud. Suele ser frecuente que...
tracking img