Antologia de cuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 54 (13288 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EQUIPO: 3
* Heleny Yarabi García Acosta.
* Sahian del Valle García.
* Azary Gabriela Gómez Olea.
* Carmen Itzel Mosso Morales.
* Oscar de Jesús Peralta Pérez.

DEDICATORIA



A la profesora Cinthia Corey Bustamante Aguirre por sus valiosos conocimientos nos ha compartido durante este tiempo.

A William Levy por inspirarnos cada día en nuestrostrabajos de clase por hacernos soñar con ese cuerpazo, esos ojos y linda cara que nos hace suspirar todos los días…. Que nos inspira a cantar Apartir de Hoy y Todos los días….

A nuestros padres que siempre han estado con nosotros cuando lo necesitamos y apoyarnos cada día a continuar con nuestros estudios y desearnos lo mejor para poder llegar a tener una profesión y ser alguien en la vida.de Charles Perrault

Erase una vez un gentil hombre que se casó en segundas nupcias con una mujer tan altanera y orgullosa como nadie ha visto jamás. Esta tenía dos hijas que habían heredado su carácter y que se le parecían en todas las cosas. Por su parte, el marido aportó al nuevo matrimonio una hija, más de una dulzura y de una bondad ejemplar pues ella separecía en todo a su madre que había sido la mejor mujer del mundo.
Cuando la jovencita había realizado todas sus tareas, se iba a un rincón de la chimenea sentándose sobre las cenizas, lo cual hacía que la denominasen comúnmente con el mote de
Carbonilla. La hermanastra pequeña, que no era tan mala como la mayor, la llamaba Cenicienta, pero Cenicienta, con sus ropas viejas no dejaba de ser cienveces más bella que sus hermanastras, a pesar de que ambas vestían con magnificencia.
Y sucedió que el hijo del rey dio un baile e invitó a todas las personas de calidad, siendo nuestras dos señoritas también invitadas, pues ellas pertenecían a las familias importantes del país, por tanto, helas aquí satisfechas y muy ocupadas en escoger los vestidos y los peinados que pudieran irles mejor, lo quecausó nuevas penas a Cenicienta ya que era ella quien repasaba las ropas de sus hermanastras, quien almidonaba sus puños y las oía hablar de la forma en que iban a engalanarse.  
-Yo –decía la mayor-, me pondré mi traje de terciopelo rojo y mi aderezo de Inglaterra.
-Yo –decía la pequeña-, me pondré mi falda de cada día, acompañada por mi mantón de flores de oro y mi diadema de diamantes, queno deja a nadie indiferente.
Como era preciso buscar a una buena peluquera para peinarlas como correspondía a su rango eso hicieron pero también llamaron a Cenicienta para pedirle su opinión ya que tenía muy buen gusto.
Cenicienta les aconsejó lo mejor que supo e incluso se ofreció ella misma a retocarles el peinado, lo que las hermanastras aceptaron, pues era lo que ellas esperaban y con talfin la habían hecho llamar.
Mientras las peinaba, ellas le decían:
-Cenicienta, ¿te gustaría ir al baile?
-¡Ay, señoritas, todos se burlarían de mí, y esto no es lo que me hace falta!
-Tienes razón, ¡la gente se reiría mucho viendo a una sucia Carbonilla ir al baile!
Otra que no fuera Cenicienta las habría peinado mal, pero ella era buena y las peinó perfectamente bien.
Las hermanastrasestuvieron cerca de dos días sin comer ya que deseaban lucir una buena figura. Mas a pesar de eso, se rompieron más de doce lazadas a fuerza de tirar para convertirles el talle en más breve, y ellas estaban siempre delante del espejo contemplándose.
En fin, que el feliz día llegó y las hermanastras marcharon. Cenicienta las siguió con los ojos durante mucho tiempo, hasta que ya dejó de verlas yentonces, se puso a sollozar.  
Su hada madrina, sorprendiéndola toda llorosa, le preguntó que le pasaba.
-¡Yo querría, yo querría...!
Cenicienta sollozaba tan fuerte que no pudo acabar. Su madrina, inquirió:
-Tú querrías ir al baile, ¿no es verdad?
-¡Ay, sí! –dijo Cenicienta suspirando...
-Bien, si eres una buena chica –respondió el hada-, yo te haré ir.
Ella la llevó a su...
tracking img