Antropología teológica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4495 palabras )
  • Descarga(s) : 35
  • Publicado : 2 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Antropología Teológica

Introducción
La antropología teológica es como una recién llegada a la reflexión católica, los temas que trata, estaban dispersos en distintas materias, en otros ámbitos.
El término antropología nos remite al hombre. El hombre, es el objeto material del estudio de la antropología teológica.
Se puede hablar del hombre desde muchos puntos de vista: de la filosofía, dela sicología, de la medicina, la sociología, etc., pero no basta con esto, tenemos que precisar el punto de vista desde el que tratamos de abordarlo. El adjetivo “teológica” nos señala cual es este punto de vista: se trata de lo que el hombre es en su relación con el Dios uno y trino revelado en Cristo. También nos indica, en líneas generales, el método a seguir para alcanzar el objetivo: elestudio de la revelación cristiana. La antropología teológica es parte de la teología dogmática que nos enseña lo que somos a la luz de Jesucristo revelador de Dios.
La revelación cristiana no pretende en modo alguno ser la única fuente de conocimiento sobre el hombre, más aún, presupone lo contrario, sin perder nada de la especificidad teológica, la reflexión cristiana sobre el hombre se ha deenriquecer con lo que le proporciona la filosofía y las ciencias humanas, pero estos contenidos han de ser contemplados bajo una luz nueva y más profunda del ser humano: la de la relación del hombre con Dios. Ésta es la dimensión última y más profunda del ser humano, el objeto privilegiado del amor de Dios, la única criatura de la tierra que Dios ha querido para sí misma (GS 24) y que ha sido llamada ala comunión de vida con el propio Dios uno y trino.
Esta relación con Dios, siempre mediada por Cristo, se nos presenta de una forma articulada. Para tener una visión completa del hombre desde la fe cristiana es necesario distinguir entre los aspectos fundamentales de nuestra referencia a Dios.
1. La dimensión más propia y específica de la antropología teológica es la que hace referencia a larelación de amor y paternidad que Dios establece con todos los hombres en Jesucristo. Jesús manifiesta el hombre al propio hombre en la revelación del misterio del Padre y de su amor. El hombre ha sido llamado, por la gracia, a la filiación divina, esta es la definitiva y última vocación del hombre y de todo hombre (GS 22). Estamos llamados a participar plenamente de su vida en la consumaciónescatológica.
2. Para esa llamada y esa gracia se presupone nuestra existencia como criaturas libres. Nosotros no tenemos en nosotros mismos la última razón de ser de nuestra existencia. Existimos porque se nos ha dado este don, por la bondad de Dios que libremente quiere darnos el ser. Esto no significa que nuestro ser creatural no tenga una consistencia propia. Esta consistencia es necesaria para quepueda realizarse esta llamada. La condición cratural del hombre no ha sido conocida con Cristo, ya estaba suficientemente clara en el Antiguo Testamento, pero la perspectiva desde la que en la teología cristiana se ha de estudiar la creación y la condición creatural del hombre es nueva, está marcada por Cristo desde el primer instante. El hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios, y todoha sido creado por medio de Cristo y camina hacia él.
3. El hombre creado por Dios y llamado a la comunión con él se halla siempre bajo el signo del pecado. El amor de Dios nos ha creado y nos quiere hacer sus hijos, pero no ha encontrado en el hombre una adecuada respuesta de aceptación, desde el principio ha habido no solo indiferencia sino también rechazo. La antropología teológica se ha deocupar también del hombre en su ser de pecador, sobre todo lo que la tradición teológica llama “el pecado original”.

La teología de la creación. Cuestiones fundamentales.
En un tratado sobre antropología teológica es necesario hacer algunas reflexiones fundamentales sobre la creación. El ser humano es un ser creatural, esta es una dimensión de nuestra relación con Dios, no la única. El mundo...
tracking img