Antropologia educativa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13126 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Régis Debray – Introducción a la mediología.

Capítulo 2: El medio es el mensaje
El estáter del método

Radioscopía de un cliché

Un individuo normalmente constituido y medianamente educado verá en esta formula celebre una inepcia a medio camino entre la aproximación y la obviedad. Máxime cuando su autor olvidó definir qué es un medio, un mensaje, y este “es” que les confunde.
¿Cómonegarle la razón? El título de McLuhan no sólo se presta a confusión (¿acaso no confunde, bajo el emblema de medio, al canal, al código y al soporte?) sino que está en los limites de lo irracional. Ya sea sobre una hoja de palmera o en papel Biblia, en ingles o en turco, oralmente o por escrito, “2 + 3 = 5” sigue siendo verdad. Medio indiferente. El medio y el mensaje sólo guardan relación de simbiosisen el universo mágico-religioso. Una tablilla coránica, un evangeliario, un talismán representan ese objeto sacramental total en el que el soporte material está contaminado por las virulencias del escrito que alberga hasta el punto de convertirse en si mismo en algo nocivo o salvador (un talismán no puede ser destruido, y una hoja de papel que ha “recibido” el nombre de Dios no se puede tirar nireutilizarse, pues ha cambiado de naturaleza). Un judío piadoso no toca la Torah con las manos sino con el Yad, el indicador de lectura, una varilla terminada en una mano de metal. En el África Occidental islamizada, los marabus sonike recomiendan incluso a los enfermos que beban, diluida en agua, la tinta con las que les han escrito el mensaje de Alá sobre una lámina de madera. Al absorber ellíquido, se incorpora la palabra divina. La secularización del Logos se efectuó a contrapelo de las supersticiones cuando el conocimiento se había independizado de sus receptáculos de origen, y el saber se había transferido de una lengua a otra, del original latino al francés, por ejemplo. La palabra comunicación nació el siglo XIV, en Francia, de la pluma de un traductor de Aristóteles, físico yfilósofo, Nicolas Oresme (consejero del rey Carlos V) para celebrar la independencia por fin conquistada del mensaje respecto al medio, que permitía que la información circulara a distancia y libremente (la translatio studii). Si Mc Luhan tuviese razón, los doctos de la Sorbona todavía redactarían sus tesis en latín, y el afrancesamiento del saber hubiera sido vergonzoso, es decir imposible. Una cosa,trivial, es tener presente que no existe mensaje sin medio, (sin ondas sonoras, su palabra sería inaudible), otra cosa, sofisma, concluir que no son sino la misma.
Siempre es importante asegurar el punto de partida de uno. ¿Vamos a construir sobre la arena una gran patraña?
Volvamos a los inicios. Primera observación: el simplismo resulta productivo. Si hubo metedura de pata, dio en plenoblanco. Todo el mundo lo recuerda. Diez autores antes que el poeta-profeta canadiense avanzaron (que no asestaron) ideas de la misma índole, mas matizadas y sutiles, mejor explicitadas, sin necesidad de ir tan lejos como el. Sus enunciados no se convirtieron en mensajes. En este caso, la forma abreviada de jingle, con sus aliteraciones y su escansión –según el viejo procedimiento mnemónico del versobien machacado-, se abrió paso a través del bullicio. Reposición fácil. En todas las lenguas está claro que la acuñación vehicular le dio fuerza al refrán planetario, la divisa o el proverbio, a lo que había podido o, debido, perderse en la arena. Paradoja de lo paradójico autoconfirmativo. ¿Hay mejor prueba de que el medio importa?
Segunda observación: McLuhan habló de mensaje. Sin embargo,nuestro contraejemplo: “2 + 3 = 5” no es exactamente un mensaje. Hay que distinguir a este último del enunciado científico. Este es impersonal, el sobre no lleva escrita la dirección. Le basta con la adecuación de la inteligencia a la cosa, (intellectus et rei). No pretende aferrarse un destinatario. No es indexable en el emisor. Un mensaje, en contrapartida, es vocativo, implícitamente o no...
tracking img