Antropologia social

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1369 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA DEL ARTE Y PATRIMONIO

HOTEL CASTILLO SANTA CECILIA

NESTOR DANIEL GARCIA MARTINEZ
HISTORIA

-Su origen data de 1684 como una hacienda de beneficio
–Se cumplen 60 años del hotel Castillo de Santa Cecilia
Un coloso de roca que emerge imponente con sus torreones allá por el barrio de San Javier, es parte del pasado legendario de esta comarca cuevanense, fortaleza que muy alestilo del Medioevo cautiva especialmente al paseante que por sus lares ronda.
Se trata del hotel Castillo de Santa Cecilia, que con su apariencia que pareciera retroceder en el tiempo conserva parte de la identidad tuza del distrito minero guanajuatense que floreció siglos atrás, y que hoy guarda entre sus rincones historia y leyendas de gran interés.
Fue hacienda de beneficio
Esta construccióncuenta con un pasado que don Cecilio Sánchez nos platica, mientras no lleva en un recorrido por las antiguas instalaciones del Castillo de Santa Cecilia, lugar emblemático de Guanajuato que salvaguarda parte de la historia que formó a esta ciudad y a este  majestuoso hotel.
 
 
Los terrenos en donde ahora se asienta este original hotel no siempre lucieron con esta fachada medieval, pues centuriasatrás, allá por 1684, estos terrenos eran parte de la enorme hacienda de beneficio que era mentada como de San Francisco Javier.

 
En los enormes patios se procesaban con antiguos métodos los metales que eran extraídos de las minas cercanas como la de El Nopal, La Valenciana, Cata y otras cercanas, así como también del mismo tiro de Santa Cecilia que se encontraba ahí mismo dentro de lahacienda.
Este tiro si bien no era el más grande de Guanajuato, sí trabajaban en él a más de 125 metros a profundidad los mineros de aquella época, mientras que hoy se puede observar el profundo agujero en medio tapar al centro del patio principal del hotel Castillo de Santa Cecilia.

En terreno desde lo que ahora es el hotel Camino Real donde termina la calle Alhóndiga hasta la plaza comercial SanJavier incluido el Castillo de Santa Cecilia, se repartían diversas labores entre cientos de mineros y galereñas que sin descanso alguno vivían bajo las órdenes del virrey de la Nueva España, quien tenía como objetivo forrarse de riqueza con el beneficio de los metales.
Con malacates de Sangre que funcionaban a base de vacas y bueyes se lograba sacar a cuentagotas el mineral del tiro de SantaCecilia, pues después de más de 10 vueltas de los animales eran extraídos con cubetas apenas cincuenta o sesenta kilos de rocas que contenían una mínima parte de oro y la plata.
Mientras que en lo que hoy se le conoce como el Jardín de la Reina y la Plaza del Cid se dejaban reposar los metales con el método conocido como madurar, bajo los incesantes rayos del sol.
Con el pasar de los años losmétodos en la ex hacienda de San Francisco Javier fueron cambiando paulatinamente, hasta que llegó el método químico de azogue y mercurio se comenzaba a dar el proceso de fundición.
La Cava es otro de los puntos importantes del ahora hotel del Castillo de Santa Cecilia, pues era en ese lugar en donde se lavaba el mineral, una labor que era exclusiva de las mujeres conocidas como galereñas porque suoficio lo realizaban precisamente en galeras.
Todo el trabajo minero de los nativos continuó siglo tras siglo, hasta que llegó la revuelta emancipadora de 1810, la cual terminaría con el yugo español y dejaría en ruinas la antigua hacienda de San Francisco Javier.
Así permanecería este lugar durante un buen tiempo, pero a la vieja construcción le llegaría una segunda oportunidad, cuando para 1881el general Porfirio Díaz pisó suelo de San Javier acompañado por el gobernador Manuel Muñoz Ledo, quienes alabaron el lugar.
La hacienda de San Francisco Javier recobraba parte del esplendor que le caracterizó, al grado de volver a aparecer entre los temas de prominentes personalidades, autoridades eclesiásticas, políticos y militares de la época.
Pero el gusto le duraría poco, pues el segundo...
tracking img