Apolo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 23 (5504 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 21 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
a) A Apolo Delio

Voy a conmemorar —que no quiero olvidarme— a Apolo el Certero, ante cuya llegada tiemblan los dioses en las moradas de Zeus y se levantan todos de sus asientos al aproximarse él, cuando tiende su ilustre arco.
Leto es la única que permanece sentada junto a Zeus que se goza con el rayo. Ella es la que distiende el arco, cierra el carcaj y, tras tomar con sus manos de susrobustos hombros el arco, lo cuelga de un clavo de oro en la columna de su padre y asimismo lo lleva a sentarse en un trono.
El padre entonces le ofrece néctar en una copa de oro, saludando a su hijo. A continuación las demás deidades se sientan allí y se alegra la venerable Leto por haber parido un hijo poderoso y capaz de llevar el arco.
¡Salve, Leto bienaventurada, porque pariste hijos ilustres:Apolo soberano y Ártemis, diseminadora de dardos, a la una en Ortigia, al otro en la rocosa Delos, cuando te apoyaste en la gran montaña y en la altura del Cinto, muy cerca de la palmera, cabe las corrientes del Inopo!
¿Cómo te cantaré, celebrado como eres por toda clase de himnos? Que por todas partes, Febo, hay pasto para el canto en tu honor, tanto en el continente nutridor de novillas, comoen las islas. Todas las atalayas te complacen, así como los cimeros promontorios de alturas eminentes, los ríos que desembocan en la mar, los farallones que sobre la mar se ciernen y los puertos marítimos.
¿Cantaré tal vez cómo al principio Leto te parió, gozo para los mortales, apoyada sobre el monte Cinto en la isla rocosa, en Delos, ceñida por las corrientes?
De uno y otro lado, el sombríooleaje se abatía sobre la costa, a impulsos de los vientos de silbante soplo.
Surgido de allí, te enseñoreas sobre los mortales todos.
Cuantos pueblos acoge Creta en su seno y la comarca de Atenas, la isla de Egina, Eubea, afamada por sus bajeles, Egas, Iresias y Peparetos, cercana al mar, el tracio Atos y las elevadas cumbres del Pelio, la tracia
Samos y las umbrosas montañas del Ida, Esciros,Focea y el escarpado monte Autócane, Imbros, la de hermosas edificaciones, y la brumosa Lemnos, la sacra Lesbos, sede del eólida Mácar, y Quíos, la más espléndida de las islas que en la mar yacen, la escabrosa Mimante y las elevadas cubres de Córico, Claros, la luminosa y el escarpado monte de Eságea, así como la acuosa Samos y las escarpadas cumbres del Mícale, Mileto y Cos, ciudad de losMérope, Gnido, la excelsa, y Cárpatos, la ventosa, Naxos, Paros y la rocosa Renea: toda esa distancia recorrió Leto, urgida por el parto del Certero flechador, por si alguna de estas tierras quería erigirse en morada de su hijo. Mas ellas temblaban sobremanera y tenían miedo . Ninguna, por feraz que fuera, se atrevía a acoger a Febo, hasta que llegó la venerable Leto a Delos y, preguntándole, le dijoen aladas palabras:
—Delos, ¿querrías ser la sede de mi hijo, Febo Apolo, y que erigieran sobre ti un espléndido templo? Ningún otro recalará jamás en tus costas, ni te honrará. Tampoco creo que vayas a estar sobrada de bueyes ni de ovejas, ni producirás viñedos ni harás crecer innumerables plantas. En cambio, si albergas un templo de Apolo el Certero, los hombres todos, congregados aquí, tetraerán hecatombes; el humo de la grasa se alzará de la comarca, inagotable por siempre, en tu honor, y alimentarás por mano extraña a los que te ocupen, puesto que no hay fertilidad bajo tu suelo. Así habló. Se alegró Delos y en respuesta le dijo:
—Leto, la hija más gloriosa del grande Ceo , gustosa acogería yo el nacimiento del Certero Soberano, pues a decir verdad tengo una pésima reputaciónentre los hombres y así, en cambio, llegaría a ser honradísima; mas temo, Leto, cierta habladuría, y no voy a ocultártelo. Dicen, en efecto, que Apolo será alguien orgulloso en demasía y que ejercerá gran autoridad entre los inmortales y entre los hombres mortales sobre la tierra dispensadora de cereales. Por eso siento naturalmente un terrible temor en mi fuero interno y en mi ánimo, no sea...
tracking img