Apologética y cosmovisión cristiana - diálogo con trifón.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1190 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
APOLOGETICA Y COSMOVISION CRISTIANA

Pequeño estudio acerca de un fragmento de: Diálogo con Trifón

Profesor: Geovanny López

Alumno: Fernando Campos Z.

Marzo 24 de 2008

CUESTIONARIO.

1. De qué están hablando?

2. Cuáles son los argumentos de cada uno?

3. Sacar una conclusión del diálogo y qué pensamos del mismo?

4. Investigar del diálogo.

DESARROLLO.

1.Están hablando de la “verdadera sabiduría” que es el fundamento de la defensa que hace Justino, cristiano, ante Trifón y sus amigos, todos ellos judíos que se han acercado a hablar con él. Como apologeta y polemista cristiano, Justino dedicó todo su esfuerzo a rebatir, por una parte, las acusaciones del entorno social contra los cristianos y, por otra parte, a subrayar la especificidad y bondaddel cristianismo frente a sus ancestros judíos, a los que vituperó con singular dureza.

2. A pesar de su reputado talante abierto y filosófico, Justino muestra en su “Diálogo con Trifón” que el desencuentro de las religiones judía y cristiana ha entrado a mediados del siglo II en una fase irreversible de intolerancia recíproca. Lo que unos y otros buscan no es la convivencia, sino la conversióndel contrario y su consiguiente desaparición como grupo religioso. El tono y los contenidos de la obra prueban, por otra parte, que el resultado final de este enfrentamiento no es todavía previsible, pues tanto judíos como cristianos se encuentran inmersos en graves problemas de entendimiento con la sociedad y el Estado romano y hasta su propia supervivencia parece en peligro. San Justino da muchaimportancia al Antiguo Testamento y cita a los profetas para probar que la verdad cristiana existía aun antes de Cristo.

3. “El poderoso testimonio que los cristianos daban en sus días le impresionó mucho, y al verles morir tan valientemente por su fe, se puso a pensar si no serían ellos los poseedores de la bendición que él buscaba. No le era posible creer que aquel sublime martirologio,aquellas fervientes plegarias frente a la muerte, aquella activa y desinteresada propaganda de su fe, fuese obra de fanáticos y mucho menos de personas malas, como el vulgo se lo figuraba. Alguna fuerza divina, algún poder para él desconocido, alguna causa por él ignorada, en fin, un algo tenía que haber, que infundiese tan dulces esperanzas, que crease tanto heroísmo, y que diese animación y vida almovimiento que no habían podido detener las espadas inclementes de los Césares, ni las fieras salvajes del anfiteatro.
Caminando un día, pensativo, por las orillas del mar, vestido con su toga de filósofo, encontró a un anciano venerable, que le impresionó por su imponente aspecto y por la bondad de su carácter. Reconociendo en el manto que Justino era uno de los que buscan la verdad,aquel anciano se le acercó procurando entablar conversación. Era un cristiano que andaba buscando la oportunidad de cumplir con el mandato del Maestro de llevar el evangelio a toda criatura. Ni bien empezó a hablarle logró tocar la cuerda más sensible del corazón de Justino. Le dijo que la filosofía promete lo que no puede dar. Entonces le habló de las sagradas Escrituras, que encierran todo elconsejo de Dios, y le indicó la conveniencia de leerlas atentamente, añadiendo: "ruega a Dios que abra tu corazón para ver la luz, -porque sin la voluntad de Dios y de su hijo Jesucristo, ningún hombre alcanzará la verdad". El corazón de Justino ardía dentro de él al oír las palabras tan a punto de su interlocutor.
Fue entonces cuando se decidió a estudiar asiduamente las Escrituras del AntiguoTestamento. Las profecías le llenaron de admiración. La manera como éstas se cumplieron, le convenció de que aquellos hombres que las escribieron habían sido inspirados por Dios. Los Evangelios lo pusieron en contacto con aquel que pudo decir: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida". Pudo oír las palabras de aquel que habló como ningún otro habló, conocer los hechos de aquel que obró...
tracking img