Aprender el lenguaje autor - esteban c. saporiti

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 149 (37224 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
www.comportamental.com - Toda la actualidad en Psicología Científica -

Aprender el lenguaje
Esteban C. Saporiti
1993, G. Roca, R. Negro, Argentina. Agradezco a mi esposa la lectura cuidadosa del original. Invariablemente corregí cada fragmento del texto que consideró poco claro, hasta dejarlo a su paladar. Luego, si algo quedó oscuramente dicho, ella es la responsable. También le dedico milibro.

Índice
1. GU 2. Reflejos 3. Operantes 4. La impugnación de Chomsky 5. Con el neurofisiólogo 6. Sintaxis 7. Hércules 8. Entremés inicuo o desconcertante 9. La experiencia lingüística del niño Referencias bibliográficas

1. GU
La teoría de Chomsky es ciertamente provocativa. El nos dice que cada criatura humana viene al mundo con algo semejante a un huevo uniforme de gramática, la GU(1), y que la experiencia lingüística sólo proporciona el medio exterior adecuado para que el huevo prospere (2). Según él, la ontogénesis lingüística se parece más al desarrollo de un órgano

www.comportamental.com - Ediciones electrónicas Aviso Legal: comportamental.com es marca registrada, los contenidos del sitio , incluyendo imágenes y diseño se encuentran protegidos por las leyes de derechosde autor.

www.comportamental.com - Toda la actualidad en Psicología Científica -

corporal que al aprendizaje de una habilidad corriente (tejer, por ejemplo): todos los fenómenos considerados esenciales en el aprendizaje (asociación, inducción, condicionamiento, formación y confirmación de hipótesis, abstracción, etc.) no tienen un papel tan decisivo como el plan genético prefijado por lanaturaleza. Tampoco el medio ambiente: de éste sólo se requiere que sea favorable, que no inhiba ni entorpezca el desarrollo de la gramática en nuestra mente (3). Haríamos mal, sin embargo, si nos dejáramos seducir por todo lo que tiene de impresionante esta teoría y no distinguiéramos en ella lo que es, en el fondo, materia no controvertible y lo que sí es materia en discusión. No hay controversiaalguna, por ejemplo, en cuanto a que la transición de la infantia al uso y comprensión normales del lenguaje humano dependen de ciertos prerrequisitos biológicos solamente satisfechos, entre las criaturas terrestres, por el hombre: todos los científicos creen que el lenguaje humano es producto de la actividad de un tipo de sistema nervioso único en el planeta y que algo tienen que ver con ellenguaje del hombre los rasgos que hacen único a su cerebro; ninguno de ellos afirma que la ontogénesis lingüística dependa exclusivamente de ejercicios inductivos, de condicionamientos y de la actividad lingüística que acontece alrededor del niño (es demasiado conocido el hecho de que ningún cachorro de animal doméstico, excepción hecha del ‘cachorro de hombre’, aprende a hablar). Por otra parte,Chomsky no sostiene un innatismo radical, a la manera de Psamético, rey egipcio del siglo VII a.C., quien creía que dos infantes aislados y atendidos sólo por gentes que no hablaran desarrollarían por si solos un lenguaje (4). (Bien mirado, la teoría de Chomsky resulta, en comparación con la de Psamético, decepcionante a fuer de prudente: él, como casi todo el mundo, cree que los niños aprenden ahablar sólo en un medio donde se practica el lenguaje; aunque a título de disparador de un proceso interno de desarrollo, la experiencia lingüística es, a fin de cuentas, necesaria también para Chomsky). Nadie pone en duda, finalmente, que el sistema nervioso humano se desarrolla siguiendo un curso regular y que es plausible el concepto de que ese curso está prefijado en un plan genético. Entre losegundo hay que contar en cambio dos tesis, a saber: 1) que conocer un lenguaje es, en esencia, tener representada en el cerebro una gramática transformacional; y 2) que entre los prerrequisitos biológicos de la capacidad lingüística humana hay algunos que son estrictamente específicos, es trictamente ad hoc. Detengámonos, pues, a considerar estas tesis. Preguntémonos en primer lugar si, como...
tracking img