Apuntes de el placer de texto roland barthes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2786 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Apuntes de El placer del texto:
- Esto es clave: “La única pasión de mi vida ha sido el miedo” hobbes.
- “De todas maneras habrá siempre un margen de indecisión, la distinción no podrá ser fuente de seguras clasificaciones, el paradigma se deslizará, el sentido será precario, revocable, reversible, el discurso será incompleto”. P.11
- “La posibilidad de una dialéctica del deseo, de unaimprevisión del goce: que las cartas no estén echadas sino que haya juego todavía”. P.12
- “Fonemas lácteos”: el escriba toma un lenguaje de bebé glotón.
- “No soy para usted ni un cuerpo, ni siquiera un objeto (…), sino solamente un campo, un fondo de epansión”. P.13
- Ojo con la neurosis: “La neurosis es un mal menor: no en relación a la “salud” sino en relación a ese “imposible” del que hablabaBataille (“La neurosis es la miedosa aprehensión de un fondo imposible”, etc.); pero ese mal menor es el único que permite escribir.
- “Como dice la teoría del texto: la lengua es redistribuida. Pero esta redistribución se hace siempre por ruptura. Se trazan dos límites: un límite prudente, conformista, plagiario (se trata de copiar la lengua en su estado canónico tal como ha sido fijada por laescuela, el buen uso, la literatura, la cultura), y otro límite, móvil, vacío (apto para tomar no importa qué contornos) que no es más que el lugar de su efecto: allí donde se entrevé la muerte del lenguaje”.
- “La desconstrucción de la lengua está cortada por el decir político, limitada por la antigua cultura del significante”. P. 17
- Flaubert: una manera de contar, de agujerear el discurso sinvolverlo insensato. P.18
- “¿El lugar más erótico de un cuerpo no está acaso allí donde la vestimenta se abre? (…) la puesta en escena de una aparición-desaparición”. P.19
- Ojo DEVELAMIENTO PROGRESIVO. “Lo que me gusta de un relato no es directamente su contenido ni su estructura sino más bien las rasgaduras que le impongo a su bella envoltura: corro, salto, levanto la cabeza y vuelvo asumergirme. Nada que ver con el profundo desgarramiento que el texto de goce imprime al lenguaje mismo y no a la simple temporalidad de su lectura”.p.22
- “Leed lentamente, leed todo de una novela de Zola y el libro se caerá de vuestras manos; leed rápido, por citas, un texto moderno y ese texto se vuelve opaco, precluido a vuestro placer: usted quiere que ocurra algo, pero no ocurre nada, pues lo que lesucede al lenguaje no le sucede al discurso: lo que “ocurre”, aquello que “se va”, la fisura de los dos bordes, el intersticio del goce, se produce en el volumen de los lenguajes, en la enunciación y no en la contaminación de los enunciados: no devorar, no tragar, sino masticar, desmenuzar minuciosamente; para leer a los autores de hoy es necesario reencontrar el ocio de las antiguas lecturas:ser lectores aristocráticos”.
- Esto es FUNDAMENTAL: “No puedo dosificar, imaginar que el texto sea perfectible, dispuesto a entrar en un juego de predicados normativos: es demasiado esto, no es suficiente esto otro; el texto (ocurre lo mismo con la voz que canta) no puede arrancarme sino un juicio no adjetivo: “¡Es esto!” Y todavía más: ¡es esto para mí! Este para mí no es subjetivo ni existencialsino nietzcheano (“…en el fondo no es siempre la misma cuestión: ¿Qué significa esto para mí?...”). p.24
- “Texto de goce: el que pone en estado de perdida, después acomoda (tal vez incluso hasta una forma de aburrimiento), hace vacilar los fundamentos históricos, culturales, psicológicos del lector, la congruencia de sus gustos, de sus valores y de sus recuerdos, pone en crisis su relación conel lenguaje”. P.25
- Fundamental: “Sobre la escena del texto no hay rampa: no hay detrás del texto alguien activo (el escritor), ni delante alguien pasivo (el lector); no hay un sujeto y un objeto. El texto caduca las actitudes gramaticales: es el ojo indiferenciado del que habla un autor excesivo (Angelus Silesius): “El ojo por el que veo a Dios es el mismo ojo por el que Dios me ve”. P.28
-...
tracking img