Apuntes de una experiencia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2014 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Apuntes de una experiencia. Pensando cómo enseñar Ciencias Sociales*
1. El desafío de comprender el contexto
Esta experiencia busca reflexionar sobre un año de fracasos reiterados. Finalizando la década de los 90, en una escuela del gran Buenos Aires, de las ya por entonces llamadas “escuelas en riesgo” (expresión ambigua y polémica que siempre me confundió), me encontraba ante el dilemade “enseñar”, en un contexto en el que mis alumnos “no aprendían”.
Yo recién empezaba a ejercer y tenía el entusiasmo de querer compartir todas las herramientas que la Historia me brindaba para comprender el mundo, pero los chicos tenían otras necesidades y no me entendían. Violencia callejera, policial y familiar, abandono, trabajo infantil, prostitución infantil y drogas, eran para ellosel pan cotidiano... y yo tratando de que leyeran el mundo que los había transformado en víctimas, y últimamente en victimarios. Hacía dos años que se había implementado la nueva currícula establecida desde la Ley Federal de Educación y para los tres años del Tercer Ciclo de la EGB había que dar en Cs. Sociales , desde un enfoque procesual, historia universal, latinoamericana y argentinacontemporánea, en una apretada síntesis que se debatía entre la secuencia cronológica de la lógica disciplinar o el partir de la realidad inmediata.
Tenía en ese momento las horas de los seis cursos del Tercer Ciclo. Dos séptimos, dos octavos y dos novenos. Las dificultades eran progresivamente mayores; en séptimo año, aún era posible cierta dinámica de estudio pero ya en noveno, costaba mucho lograrmantener el interés en alguna temática. No contaba con material en biblioteca y era imposible solicitar libros a las familias, por lo que resolvía la necesidad de textos con cartillas teórico – prácticas que armaba para cada año. En Octavo año, -en algún sentido grupos de transición hacia el desinterés anunciado-, propuse como uno de los temas de abordaje de la historia de América Latina “Elpresente en perspectiva histórica”. La respuesta desde la dirección del establecimiento fue “estos chicos no pueden”, “si lográs que no dejen de asistir y que puteen un diez por ciento menos de lo que hacen te ganás el Nobel en Educación”. Mi indignación fue grande, lloraba de impotencia, los chicos se nos iban de las manos y la estructura escolar consideraba que el conocimiento con ellos eraimposible. Hablé con el grupo, hice catarsis y les expresé “la sociedad dice que ustedes no pueden aprender, luego, decimos que ustedes no sirven..., yo creo que sí, que es posible demostrar que ustedes valen pero sola no puedo, son ustedes los que tienen que convencerse de que son capaces y tienen que demostrarlo”. No se si fue por lo emotivo del diálogo, porque me creyeron o porque el orgullo herido alhablarles de frente los llevó a darme una oportunidad. Lo cierto es que empezamos a relevar situaciones cotidianas y a ponerles nombres teóricos. Depresión del sistema productivo, estructura económica vulnerable a los impactos externos, desocupación y criminalización de la pobreza, desarrollo y subdesarrollo como aspectos de un mismo proceso. Trabajamos con recortes periodísticos y testimoniosde sus familias, y saltó, por ejemplo, que los últimos que habían trabajado en un empleo estable y con beneficios sociales en sus familias, eran sus abuelos (la localidad se inserta en un contexto agroindustrial que desde los noventa se desarticuló por completo, pero que ya, desde mediados de la década del setenta se veía deprimido), las madres solas y empleadas en negro eran una constante, (loque permitió hablar, desde una perspectiva de género, de los cambios en la estructura familiar). Aparecían en la realidad argentina los primeros cartoneros con cierta organicidad y también, la renovada afluencia de inmigrantes bolivianos que trabajaban en quintas de verdura, y que eran vistos como competidores en el mercado de trabajo, aunque ninguna de las familias de nuestros alumnos hubiera...
tracking img