Aqsdeasd

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2298 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de enero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Canastitas en serie.

En muchas ocasiones los turistas extranjeros al ver las artesanías que tenemos en México, quedan impresionados por la belleza de las mismas.

En este cuento un estadounidense que estaba de visita por Oaxaca, descubre unas canastitas decoradas con figuras, hechas por indios de la región.

Pregunta por el precio de ellas, y piensa que puede hacer un buen negocio, viajade regreso a New York, de donde era originario para poner en marcha su plan.

Negocia con el dueño de una dulcería importante de New York, pensando en las ganancias que tendría al comprar las canastas en unos cuantos pesos y venderlas en varios dólares, prometió llevar miles de ellas.

Cuando regresa a aquel pueblo en Oaxaca, y platica con el artesano, descubre que este tardaba demasiadotiempo en hacerlas, decía hacer 24 canastitas en dos largos meses; y deque requería tiempo para obtener la materia prima, tejerlas y pintarlas. Además para tener la cantidad que necesitaba el gringo, necesitaba que sus hijos también trabajaran en las canastas, entonces no iban a sembrar por lo que tenían que comprar alimentos, y además el precio iba a subir por ser mayor el tiempo que leinvirtiera.

Al no encontrar una respuesta positiva en aquel negocio, no le queda otra solución de cancelar el contrato enfurecidamente por que solo perdió dinero con los viajes y tiempo, que pudo haber utilizado para trabajar y ganarse el dinero honradamente.

Amistad

En cierto restaurante, un día normal, se aparece un perro callejero en la puerta. Al comportarse inofensivo y de buen modo, el dueñode aquel lugar decide regalarle un buen trozo de carne. Lo que cautiva al restaurantero, el que al momento de terminarse aquel bocadillo, el perro volteaba a ver al señor como en una forma de agradecimiento moviendo la cola, sonriendo y agachando un poco la cabeza.

Este acontecimiento ocurría todos los días, dos o tres semanas, hasta que un día que aquel señor restaurantero, se encontrabafurioso por el reclamo de uno de sus clientes, y tanto fue su enojo que arroja un trozo de bolillo duro a su “amigo”, golpeándolo en la cabeza.

El perro esa vez lo vio, pero no como solía hacerlo, ahora lo miraba como con despecho, por haberlo insultado cuando aquel can se comportaba de la mejor manera.

Al reflexionar el dueño del restaurante, salio a buscarlo por las calles, pero no loencontró. Al otro día el perro apareció como de costumbre, pero esta vez no acepto el bocadillo que le ofrecía, hasta hace un día, su buen amigo.

Después de aquel día, el restaurantero no volvió a ver a aquel can, y el era el único culpable, pues por sus instintos había perdido su amistad para siempre.

El suplico de San Antonio

Cuando perdemos alguna pertenecía que nos gusta mucho, nos regalaron onos costó mucho trabajo conseguirlas hacemos cualquier cosa para tratar de recuperarlas. Eso fue lo que le paso a Cecilio Ortiz, un minero de bajos recursos que vivía en un pueblo muy pequeño cerca de las minas donde el trabajaba.

Se encuentra desesperado por un reloj que le había costado días, quizás meses, de trabajo duro para conseguirlo; lo había perdido.

Enloquecido y segado por eldeseo de recuperarlo, sigue los consejos de una amiga. Se encomienda a San Antonio, y le exigía que le devolviera su reloj.

Invertía mucho tiempo, además de dinero, en estar orando y pidiéndole que le devolviera su reloj, incluso le prometía cosas, con tal de que le devolviera ese caro reloj.

Como no veía respuesta alguna de que el santo le devolviera su reloj, lo amenazo y siguiendo con sudesatrampada ira, cumplió su amenaza. Tanto era el deseo de tener en sus manos de nuevo el reloj, una noche se roba la imagen de San Antonio, y la “tortura”, además de dejarla en un pozo sin uso que había en el pueblo.

Cual es la sorpresa de Cecilio cuando uno de sus compañeros mineros le devuelve su reloj, y le explica que lo había encontrado tirado en las minas una noche, pero de no ser por...
tracking img