Aquellos mis inolvidables maestros

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (389 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Aquellos mis inolvidables maestros:

Hoy a tantos años de distancia me viene a la memoria los maestros que marcaron mi vida de forma positiva. El primer maestro que tuve vivía en mi casa por eladquirí el habito de la lectura pues cada ocho días me compraba una revista que se llamaba la familia burron este gran maestro que recuerdo con amor era mi padre.

Recuerdo a las y los maestros deprimaria que le dieron rumbo a mi vida a mi maestra Lola , en primer grado en segundo la maestra Alicia en tercero la maestra Lola en cuarto el profe Rodolfo

En quinto grado la maestra conchita y ensexto la maestra Justa todos de gran compromiso para con la educación. Pero me gustaría referirme en especial al profe. Rodolfo Prieto Santillán, hombre culto y de una sola palabra dedicado aactualizar día a día sus conocimientos en el único medio que existía entonces la lectura y quiero aclarar que ninguno de ellos era maestro normalista sino todos ellos asistían al centro de capacitacióndel magisterio el profe Rodolfo era un hombre de tez morena y mirada limpia gran orientador y solucionador de nuestros pequeños grandes problemas, era como un mago que lo mismo le daba un lápiz alniño que no traía, que curaba una herida o un mal de amores o después de clases nos explicaba los terribles quebrados créanme que no quiero cerrar este recuerdo sin mencionar a la directora a de miescuela primaria era toda ella una belleza su nombre Belén Mata Dueñas la seño Belén como todos la llamábamos era una señorita de 75 años y a pesar de su edad desbordaba una energía propia de unajoven de 18 años pues recuerdo muy bien que tocaba la mandolina, guitarra, flauta, piano y en los días festivos nos organizaba obras de teatro referentes a la fecha que se conmemoraba también era unapersona que viajaba mucho y tomaba películas que nos proyectaba en medio de palomitas de maíz y frutas, agua fresca y gorditas de horno que ella nos regalaba pues decía que una sonrisa de un niño...
tracking img