Arbitraje, justicia alternativa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2418 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ARBITRAJE: VENTAJAS PARA LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA
El arbitraje es una de las conquistas históricas de la administración de justicia. Para los ortodoxos judiciales, es algo que es inservible y que no hay nada como un proceso judicial.
La Constitución de la República del Ecuador, en su Art. 190, reconoce el arbitraje, la mediación y otros, como procedimientos alternativos para la soluciónde conflictos. Como podemos analizar, en la norma constitucional se ubica al arbitraje como una alternativa, y no como un medio obligatorio apara las partes, no obstante, la misma Carta Fundamental señala que los conflictos colectivos de trabajo, en todas sus instancias, serán sometidos a tribunales de conciliación y arbitraje, en este caso es un procedimiento obligatorio. Esa es una de lasdesventajas del arbitraje, el ser un proceso alternativo y no obligatorio, pienso yo, que se descongestionarían los juzgados del país.
Para determinar las ventajas del arbitraje, es necesario analizar arbitraje a través de su naturaleza. Empezamos. Algo sobre la eficiencia y la ineficiencia en la administración de justicia. La ineficiente justicia por mano propia y la eficiente administrada por untercero.
En efecto. Hablar ya de eficiencia es aquí hablar en primer lugar de que se reconoce que la justicia por mano propia, esto es, la vendetta, es siempre más onerosa que la justicia impartida por mano de un tercero no involucrado en la pendencia. Y lo es, porque la vendetta, al obedecer a la ley del más fuerte para su éxito, puede ir siempre más allá del objeto que dio origen al litigioentre dos partes. Y entre perder algo y perderlo todo, inclusive la vida, es preferible lo primero a lo segundo, por cuanto, como mecanismo de solución de conflictos, en tanto el costo será siempre imprevisible para quién pierde, la vendetta constitúyese en la encarnación de la ineficiencia social de la justicia.
Bien distinto es el caso de una sociedad que no está dispuesta a asumir elprecio de una justicia tan costosa como la vendetta. En una sociedad tal, dos personas que tienen un conflicto de intereses cuya solución ha escapado al trato directo, esto es, que no se han podido poner de acuerdo sobre cómo dar fin a la controversia que las enfrenta, a satisfacción de ambas, recurren a un tercero. Éste, por lo general excéntrico al interés en disputa aunque no necesariamente ajenoa las partes, decide, al amparo de un orden jurídico determinado como telón de fondo, cuál de ambas tiene razón en el problema sometido a su sabiduría. Quién así «dice el Derecho» es en términos coloquiales un árbitro. Y su acción un arbitraje. De esta forma celular de administrar justicia desciende, como habíamos dicho, la jurisdicción estatal de nuestros tiempos. Empero, sólo en autorizadaoposición a ésta, es que podemos definir cabalmente el arbitraje en su estado actual.
Ninguna definición que no parta de la premisa de que el arbitraje es una sustracción legalmente autorizada a la jurisdicción estatal, es una definición completa. Porque sólo a partir de este hecho fundamental que es, en nuestro criterio, que los miembros de una comunidad jurídica puedan sustraerse a los órganosjudiciales del Estado para resolver por otra vía un conflicto de Derecho, es que podemos inferir que el arbitraje tiene una función análoga a éstos. En otras palabras: que a través del arbitraje se administra una justicia pero que ésta no es igual a la que administra el Estado.
Ahora bien, por un simple ejercicio de sentido común, consideramos que ninguna sustracción a la jurisdicción estataltendría efectos prácticos, esto es, el efecto de zanjar jurídicamente una controversia entre dos partes, si esta sustracción no estuviera autorizada por el Estado. Pues resulta obvio que si el Estado prohibiera el arbitraje y, por tanto, tuviera por nulos todos sus efectos, éste carecería de todo sentido en la medida de que el ganador jamás podría hacer valer un derecho que no sólo no es reconocido...
tracking img