Archivo de preuba

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2152 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El beat justifica los “medios”
Lo que construye la cultura del DJ
Por Kaeri Tedla

Para pararse en un booth, no basta con tener en la compu el mejor software o cientos de rolas en mp3, no es suficiente con ser productor y tocar creaciones propias en vivo frente a un público, o presentar el Live Act más interesante, es muy importante lo que se trae en el cerebro y el corazón y las piezas quehan armado el rompecabezas de nuestra historia profesional y de nuestros sueños personales…

Un bazar, un sábado a medio día
En México, el movimiento de la música electrónica ha pasado por un proceso de casi 30 años que de alguna manera ha tomado su propio tiempo, pareciendo estancarse en cierta época o proyectarse a velocidad impresionante en otra. No así la escena DJ, que desde hace tal vezcinco o seis décadas ha generado, en muchos momentos de manera muy subterránea, una constante evolución, sumamente arraigada en la vida nocturna de los lugares más simbólicos del país.

En cualquier caso, quien ha querido dedicarse a la música o al djing en cualquiera de sus variaciones, siendo mexicano, ha tenido que buscar su materia prima y con ello su inspiración en los lugares y entornos quetiene a la mano, no ha habido mucho de donde elegir, pues nuestra distancia con Europa e incluso con la industria musical norteamericana, siempre ha sido considerable, ha pesar de reducirse de manera significativa en los últimos años, consecuencia de la internet y los nuevos formatos digitales.

Pero hace 30 años la historia era otra, si no tenías un cuate “pudiente” que viajara con ciertafrecuencia, o la posibilidad de hacerlo por tu cuenta, tu único recurso eran las tiendas, los bazares (muy de moda en la época ochentera) los tianguis de música o los locales establecidos, donde encargar un disco (LP de vinyl por supuesto) o una copia en casette era carísimo, e implicaba una espera de varias semanas.

Zorba, Supersound o Aquarius eran los lugares donde se podía topar la música devanguardia y conocer antes que nadie, los sonidos que estaban consolidando el beat mundial. El bazar de Lomas Verdes, el de Coapa y en un primer intento el del otrora “Hotel de México” ahora conocido cómo World Trade Center, tenían también posibilidades muy interesantes, en puestos que ofrecían catálogos ricos en propuesta, igual que en grandes clásicos y en prácticamente todos los géneros. 

Porsupuesto el tianguis del Chopo, primero establecido afuera del Museo Universitario del mismo nombre, luego en la calle de Oyamel allá por el metro la Raza y finalmente en la calle de Saturno, en la popular colonia Guerrero donde se mantiene hasta nuestros días, siempre fue una alternativa “suburbana” para buscar música original.

Vámonos de antro
Pero los antros en todo el país, llamados enaquellos ayeres Discos o Discotheques, eran un lugar extraordinario para alimentarse de los sonidos que los primeros DJ´s de Club propiamente dichos, planteaban al público bailador. Lugares de moda cómo el Magic Circus, el News, o el Danzoo en el DF, el legendario Baby O´ en Acapulco, el club Roxy de Guadalajara y muchos más, daban oportunidad a sus disc jockeys de trascender la labor de solamenteentretener a la audiencia, para tocar su propia música o las rolas que rescataban de la industria mundial, conformando con ello una cultura referencial que aportó muchos y muy importantes hits al entorno auditivo de los setenta, ochenta y noventa.

Se sabe que una buena cantidad de músicos y aspirantes a DJ en aquellos días, visitaban estos sitios para literalmente “alimentarse” de la música queahí se tocaba, pues los residentes en los clubes se caracterizaban por incluir en sus sets lo mas nuevo en la escena terrestre.

Que buena onda… hertziana
Adicionalmente, la radio fue un factor definitivo en la construcción de la memoria sonora de varias generaciones que entre 1980 y el 2000 vivimos nuestra adolescencia y transición a una madurez afortunada, por todo aquello que nos tocó...
tracking img