Arguentos en contra de occidente

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5576 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Argumentos en contra de Occidente

Resumen: Occidente no está reaccionando satisfactoriamente frente al progreso de Asia, y sus intereses de corto plazo, que buscan preservar su posición privilegiada en diversas instituciones globales, están obstaculizando sus metas de largo plazo, consistentes en crear un orden internacional más justo y estable. Occidente ha pasado de ser el que solucionabalos problemas del mundo a ser su principal causante.
KISHORE MAHBUBANI es el decano de la Escuela de Política Pública Lee Kuan Yew de la Universidad Nacional de Singapur. Este ensayo está adaptado de su último libro, The New Asian Hemisphere: The Irresistible Shift of Global Power to the East (Public Affairs, 2008).
Hay un error fundamental en el pensamiento estratégico occidental: en todos susanálisis sobre los desafíos globales, Occidente asume que es la fuente de las soluciones a los problemas cruciales del mundo. Sin embargo, es un hecho que Occidente es también la mayor fuente de dichos problemas. A menos que los formuladores clave de políticas públicas en Occidente aprendan a comprender y a afrontar esta realidad, el mundo se dirigirá hacia una fase aún más problemática.
Escomprensible que Occidente se rehúse a aceptar que está llegando al final de la era de su dominio y que ha iniciado el siglo asiático. Ninguna civilización cede el poder con facilidad y es lógica la resistencia occidental para entregar el control de las instituciones mundiales y de los procesos fundamentales. Sin embargo, Occidente participa en un extraordinario acto de autoengaño, creyendo que estáabierto al cambio. De hecho, Occidente se ha convertido en la fuerza más poderosa impidiendo el surgimiento de una nueva ola en la historia, aferrándose a su posición privilegiada en los foros mundiales fundamentales, como el Consejo de Seguridad de la ONU, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el G8 (el grupo de los países altamente industrializados), y negándose a considerar cómotendrá que adaptarse al siglo asiático.
En parte como resultado de su creciente inseguridad, Occidente también se ha vuelto cada vez más incompetente en el manejo de los problemas mundiales clave. Muchos observadores occidentales pueden identificar con facilidad anomalías específicas, como la frustrada invasión y ocupación de Iraq por el gobierno de Bush. Pero pocos pueden ver que esto refleja unproblema estructural más profundo: la incapacidad de Occidente para ver que el mundo ha entrado en una nueva era.
Además de representar un fracaso específico en la ejecución de una política, la guerra en Iraq también puso de manifiesto la brecha entre la realidad y lo que Occidente había esperado que sucediera después de la invasión. Podría darse el beneficio de la duda a que Estados Unidos y elReino Unido sólo pretendían liberar al pueblo iraquí de un gobernante déspota y librar al mundo de un hombre peligroso, Saddam Hussein. Incluso si George W. Bush y Tony Blair no hubieran tenido malas intenciones, sus estrategias, no obstante, estaban atrapadas en la disposición mental occidental de creer que sus intervenciones sólo podían conducir al bien, nunca ocasionar ni daño ni desastres. Estolos llevó a creer que las tropas invasoras de Estados Unidos serían recibidas por unos iraquíes felices que lanzarían rosas a sus pies. Pero el siglo XX demostró que ningún país da la bienvenida a los invasores extranjeros. La idea de que cualquier país islámico aprobaría las botas militares occidentales en su suelo era ridícula. Incluso a principios del siglo XX, la invasión y ocupaciónbritánicas de Iraq tropezaron con una resistencia armada. En 1920, Winston Churchill, entonces Secretario de Estado británico para Guerra y Aire, sofocó la rebelión de los kurdos y árabes en el Iraq bajo ocupación británica al autorizarles a sus tropas el uso de armas químicas. “Estoy fuertemente a favor del uso de gases venenosos contra tribus salvajes”, dijo Churchill. Desde entonces, el mundo ha...
tracking img