Aristoteles - retorica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 123 (30696 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ARISTÓTELES

RETORICA

HUNAB KU
PROYECTO BAKTUN

RETORICA

NOTA PREVIA
1. El heleno tuvo secularmente naturaleza de artífice. La paciencia menuda de las cosas perfectas corría por sus venas. Pulió con esmeru.el mármol del Pentélico y de Paros, hasta aquilatar la suma calidad de las superficies, las líneas y las formas. Disciplinó su cuerpo y su musculatura hasta la armonía perfecta ypimple de las violencias atléticas de Istmos y Olimpia. Estructuró la polis como un arte y concibió el arte como una política ciudadaña. Minimizó el •pensamiento hasta el maiabarisma de la dialéctica y la estabilidad de la idea. Calculó la ética con la precisión de un equilibrio de tensiones entre la materia y el espíritw. No fue ni excesivamente espiritualista, ni excesivamente materialista. Seinclinó al placer, procurando no caer en el desenfreno, y a la. arrogancia sin caer en la «j/bns». Admitió sus dioses como una superación de lo terreno y como una explicación de lo incomprensible de la vida; pero los calzó de carne sensible, para no perderlos en la inaccesibilidad de un misticismo abstracto y también para poder explicar en nina fácil analogía antropomórfica lo me no sabia cómoexplicar. Lógicamente, tenía que estar también en la mano del griego la palabra. Y estuvo. Desde las epopeyas antiguas, los protagonistas y los héroes son artesanos del verbo. Del verbo cálido, como mensaje de humanismo íntimo. Y más aún si cabe, del verbo frío, colorista y sonoro, ritmo, melodía y pintura. Ese goce sumo de la palabra culminó en los héroes de Homero, ligados todos a sus intervencionesoratorias, como a un carácter o a una sicología. La palabra hablada fue, pues, una espontaneidad del griego. Cuando los héroes de Homero nos hablan en, su gran totalidad en estilo directo, hasta llegar a ocupar este estilo casi la mitad de la Ilíada y más de dos tercios de la Odisea, no hacen más que reflejar una cualidad natural del hombre de Grecia, y una costumbre cultivada espontáneamente enlas reuniones sociales de los hombres, verdaderas comuniones en la palabra. Así llegó la palabra hablada a adquirir casi dimensiones mágicas; Cicerón mismo consideraba al oyente masivo como una lira: el orador debía pulsarla hablando. La temática de esta oratoria espontánea tenía un poco de todo; y también un poco de nada. Era sencillamente comunicación. Era comercio de ideas y opiniones, hechos ycosas, 'conceptos y ética. Tenia, un poco de forense, otro poco de política, y mucho de expositiva o narrativa. De la mentalidad mágica de la palabra derivó a la retórica tina de sus primeras características: el acto de hablar se convirtió en una ceremonia ritual, en que el orador exhibía todos sus trucos en la pulsación de esta lira masiva. Nacida la oratoria para la persuasión —nacida, quizátambién, de la misma persuasión espontánea—, la relación de actitudes orador-oyente tomaba un matiz agónico, solo que ese «agón» tendió a apoyarse en el cuidado de los exteriores y en la habilidad de citarista en pulsar a la masa. No preocupaba tanto el luchar a golpe seco de verdad. El ora-

112

ARISTÓTELES.—OBRAS

dor exhibía un auténtico judo de pa- nía una doble característica biendefilabras y argucias, dirigidas a dominar nida: de una parte, una dimensión emoen breve la masa. No tanto a labrar en cional, que hacía del orador un «artífiella ittna convicción duradera. ce de la persuasión»; por otra parte, una Esa actitud, que amenazaba desviar- actitud decididamente forense, que hacía se, recibió ya entonces un primer tirón de la trinquiñuela y la verosimilitud su de alerta. Enlos años primeros de la arma más eficiente. oratoria, ya aplicada sobre todo a la El heredero más directo de esta forvida forense, el Areópago prohibió a los ma, ya fijada, de discurso fue Gorgias, oradores divagar en torno al asunto que el sofista. Desde luego, Gorgias no fue llevaran entre manos; no se considera- d-lscipulo directo de Tisias. Pero también ba lícito, en el alto organismo judicial...
tracking img