Arquetipos junguianos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5303 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ARQUETIPOS JUNGUIANOS
¡Cuánto puede cambiarle la vida a alguien que está dispuesto a evolucionar! Definitivamente de esto ya no me queda la menor duda. Escribir lo que aquí te confesaré resulta ser un gran impulso de mi corazón y me emociona mucho el podértelo decir hoy. No sé que pase al final, pero aquí voy.
         Todo empezó desde hace ya varios meses en que había sentido un cambio en mivida, pero un cambio en mi interior. Lo más curioso es que aunque hoy sé que ese cambio fue en mi interior, irremediablemente ese mismo cambio se ha visto reflejado en el exterior. Como todo cambio auténtico. Por ejemplo, hoy me he dado cuenta que desde que vivo solo y, por ende, con más momentos de silencio y quietud, vivo más en paz que antes. Y eso que me jactaba de ya vivir en paz. No sé, perohoy la vida me es más bella que nunca. Algo está pasando. Lo noto en la manera en que dicto mis conferencias, esto ha cambiado enormemente de unos seis meses a la fecha. Lo noto en mis nuevas amistades y en cómo las trato. Lo noto en que cada vez más, me gusta estar solo. Lo noto en que cada vez tengo más pasión por leer aún más y más, estoy devorando libros. Lo noto en que cada vez aprecio másbelleza en todo y en todos. No sé. Algo está pasando. Lo noto en mis más recientes escritos. Hace algunos días me quedé encerrado –literalmente— 96 horas en mi departamento tan sólo escribiendo, escribiendo como nunca antes. La inspiración me llegaba por oleadas. Me llamó la atención que una de mis sesiones de escritura alcanzó a durar hasta 17 horas continuas sin parar y nunca sentí el más mínimocansancio ni hambre –esto último fue lo que más me llamó la atención, luego de que hice conciencia—. He escrito varios libros en mi vida, pero ahora que estaba terminando el más reciente, un libro que si Dios quiere, saldrá al mercado el próximo mes de Enero del 2002, (titulado: “Siempre hay otra opción”) sentí algo en mi vida como nunca antes lo había sentido con ningún otro. Cuando leí laedición final que Grijalbo me dio (hace apenas tres días) para su impresión, volví a sentir cierta “magia” que no te puedo explicar por ahora. Algo está pasando. Hasta en mi forma de trabajar y de comer he notado cambios.
         Tal vez todo empezó a tener mayor ilación cuando desde hace algunos días comentaba con una gran amiga acerca de un “verdadero milagro”. Así denominé a cierta observación quetuve cuando analizaba el enorme desafío –casi indescriptible— que resulta querer comprender el cómo nos llegamos a entender unos y otros. ¿Lo habías pensado? No sé por qué pero desde hace varios días me vengo preguntando esto todo el tiempo. Desde que amanece hasta que anochece, en mi oficina, en el auto, en mis viajes, en el avión, etc. Cada vez que tengo la dicha de conocer a más y más personas,no puedo dejar de admirar el cómo podemos llegar a convivir tantos miles de millones de seres humanos. Sé que en muchas ocasiones esa convivencia es imposible, pero no estoy hablando de esos casos extremos, sino de la convivencia que día a día llevamos la mayoría de las personas. ¡Somos tan diferentes por tan distintos tipos de información que unos y otros tenemos y aún así convivimos! En miconsulta como terapeuta es donde más gráfico veo esto. Son tan diferentes las formas de pensar de la mayoría, es tan abismalmente distinta la información que tenemos unos y otros, ¡y aún así logramos conversar! ¡¡¡Un milagro!!! En verdad no encuentro –o no encontraba— otra explicación. Vamos, hasta bromeando con mi amiga le llegué a decir que la convivencia entre tantos que somos (y tan distintos) meha resultado más impresionante que los clásicos milagros que todos sabemos de Jesucristo, eso de que caminó en el agua, convirtió el agua en vino, ¡hum! Se queda corto comparándolo con el milagro de que tantos tan diferentes, con tan distintas formas de pensar y con tan variada información en nuestras cabezas, podamos convivir. ¿A poco no? Coexistiendo en el mismo planeta una organización de...
tracking img