Arquitectura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1505 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Introducción

I - Origen y fundamentos del arte paleocristiano:

En el estudio de la Antigüedad tardía no siempre se procede con imparcialidad, lo que produce interrogantes al arqueólogo y al historiador de los primeros siglos del crisitianismo. Para salir de esta vía, la propuesta de Marou aplicada a la documentación disponible sobre el mundo cristiano de primera hora, aunque no aclaracapítulos confusos, ayuda a descubrir de qué manera dicho mundo fue el beneficiario de aquella tradición clásica, al tiempo que cobraba forma una nueva moral de tono providencialista, interesada en fomentar la esperanza para poder alcanzar la luz, la salvación, frente a un mundo engañoso y en tinieblas.

El terreno parecía abonado al cobrar forma la inmadiatez del retorno glorioso de Cristo, en unmomento de gran inestabilidad dentro del Imperio. El concepto cobra interés particular desde fines del siglo II-III en las catacumbas, cuyas pinturas de sello simbólico-doctrinal invocan esa vía hacia la esperanza, tan vinculada a la Iglesia de los mártires. En realidad, las catacumbas constituyen una valiosa documentación para aproximarse a una iconografía que participa de un principio de feabstracta y que es la consecuencia de un pensamiento teológico y un espíritu que nada posee en común con el de la Roma pagana. La imagen sólo era portadora de un concepto elevado del mundo y del propio existir; estaba destinada a educar la “vista interior” para la cura del alma.

Los conjuntos catacumbarios llegaron a alcanzar entre cien y ciento cincuenta kilómetos, para una población romano-cristianade entre quinientas y setecientas cincuenta mil almas. Dotadas con cámaras abiertas a las galerías o cubiculi, sus frescos advierten sobre un sistema educativo para el hombre de fe. Y así, los banquetes eucarísticos, los ciclos destinados a Daniel, Jonás, Orfeo, el Buen Pastor y, sobre todo, el tema de la Orante o María quedan destinados a invocar la universalidad de un principio expresado porSan Pablo: ”Todo poder viene de Dios”. A la vez se insiste en la idea del Mesías que redime con su muerte los pecados del individuo y le brinda la promesa de vencer a la muerte para retonar a la vida.

Este primer momento irá seguido del gran capítulo de aquel orbe cristiano, hijo del Concilio de Nicea (325) y de tantos aspectos doctrinales que, a partir del siglo IV, habrían de constituir tema dedebate en concilios y sínodos. Se abre la etapa de un conjunto de controversias destinadas a afrontar la tradicional condena, por idolátrica, de la representación divina, ante la necesidad de una iconografía referida a aspectos doctrinales y programáticos y un cristianismo con mayor protagonismo en la historia. De esta manera, el lenguaje simbólico de Cristo-Orfeo, Cristo-Apolo, etc., formabaparte de un pasado que las primeras comunidades cristianas habían asumido de manera idealista. Pero la nueva Iglesia, surgida tras el Edicto de Tolerania de Galerio y Zicio (311), tampoco puede prescindir del icono puesto que constituye un recurso necesario para la educación religiosa y moral del fiel; sobre todo en un momento de protagonismo por parte de movimientos heréticos que cuestionan aspectossobre la naturaleza de Cristo.

Se podría decir que tras la amenaza de las persecuciones se abría paso la amenaza de las herejías. Se impone, en consecuencia, enseñar a valorar lo que es necesario ver en las representaciones figurativas. Tal como indicaba Plotino, se trataba de descuidar en valor de la imagen como apariencia, para asumir una visión metafísica: la única que permite que lacontemplación pase a ser “conocimiento todal”. Tesis muy acorde con lo que por arte deberán enterder las religiones reveladas, tan propensas a la búsqueda de la esencia de las cosas, con el fin de descubrir aquello que no se puede mostrar el principio superior. Por muchos aspectos se estaba defendiendo una imagen mental, para que el creyente, en esa valoración de lo que el icono le ofrecía, se...
tracking img