Arrancame la vida angeles mastretta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 301 (75044 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 18 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

ARRÁNCAME LA VIDA – ÁNGELES MASTRETTA
ALFAGUARA, S.A., 1986 TERCERA EDICIÓN DICIEMBRE 1994 ILUSTRACIÓN DE LA CUBIERTA: NAZARIO, BRANDY CON NARANJA. Impreso en España Este libro es para Héctor por cómplice y para Mateo por boicoteador. También para mi mamá y para mis amigas incluyendo a Verónica. Por supuesto les pertenece a Catarina y a su papá que lo escribieron conmigo. CAPÍTULO I Eseaño pasaron muchas cosas en este país. Entre otras, Andrés y yo nos casamos. Lo conocí en un café de los portales. En qué otra parte iba a ser si en Puebla todo pasaba en los portales: desde los noviazgos hasta los asesinatos, como si no hubiera otro lugar. Entonces él tenía más de treinta años y yo menos de quince. Estaba con mis hermanas y sus novios cuando lo vimos acercarse. Dijo su nombre y sesentó a conversar entre nosotros. Me gustó. Tenía las manos grandes y unos labios que apretados daban miedo y, riéndose, confianza. Como si tuviera dos bocas. El pelo después de un rato de hablar se le alborotaba y le caía sobre la frente con la misma insistencia con que él lo empujaba hacia atrás en un hábito de toda la vida. No era lo que se dice un hombre guapo. Tenía los ojos demasiado chicos yla nariz demasiado grande, pero yo nunca había visto unos ojos tan vivos y no conocía a nadie con su expresión de certidumbre. De repente me puso una mano en el hombro y preguntó:
2

-¿Verdad que son unos pendejos? Miré alrededor sin saber qué decir: -¿Quiénes? -pregunté. -Usted diga que sí, que en la cara se le nota que está de acuerdo -pidió riéndose. Dije que sí y volví a preguntarquiénes. Entonces él, que tenía los ojos verdes, dijo cerrando uno: -Los poblanos, chula. ¿Quiénes si no? Claro que estaba yo de acuerdo. Para mí los poblanos eran esos que caminaban y vivían como si tuvieran la ciudad escriturada a su nombre desde hacía siglos. No nosotras, las hijas de un campesino que dejó de ordeñar vacas porque aprendió a hacer quesos; no él, Andrés Ascencio, convertido en generalgracias a todas las casualidades y todas las astucias menos la de haber heredado un apellido con escudo. Quiso acompañarnos hasta la casa y desde ese día empezó a visitarla con frecuencia, a dilapidar sus coqueterías conmigo y con toda la familia, incluyendo a mis papás que estaban tan divertidos y halagados como yo. Andrés les contaba historias en las que siempre resultaba triunfante. No hubobatalla que él no ganara, ni muerto que no matara por haber traicionado a la Revolución o al Jefe Máximo o a quien se ofreciera. Se nos metió de golpe a todos. Hasta mis hermanas mayores, Teresa, que empezó calificándolo de viejo concupiscente, y Bárbara, que le tenía un miedo atroz, acabaron divirtiéndose con él casi tanto como Pía la más chica. A mis hermanos los compró para siempre llevándolos a daruna vuelta en su coche. A veces traía flores para mí y chicles americanos para ellos. Las flores nunca me emocionaron, pero me sentía importante arreglándolas mientras él fumaba un puro y conversaba con mi padre sobre la Laboriosidad campesina o los principales jefes de la Revolución y los favores que cada uno le debía. Después me sentaba a oírlos y a dar opiniones con toda la contundencia que mefacilitaban la cercanía de mi padre y mi absoluta ignorancia. Cuando se iba yo lo acompañaba a la puerta y me dejaba besar un segundo, como si alguien nos espiara. Luego salía corriendo tras mis hermanos. Nos empezaron a llegar rumores: Andrés Ascencio tenía muchas mujeres, una en Zacatlán y otra en Cholula, una en el barrio de La Luz y otras en México. Engañaba a las jovencitas, era un criminal,estaba loco, nos íbamos a arrepentir. Nos arrepentimos, pero años después. Entonces mi papá hacía bromas
3

sobre mis ojeras y yo me ponía a darle besos. Me gustaba besar a mi papá y sentir que tenía ocho años, un agujero en el calcetín, zapatos rojos y un moño en cada trenza los domingos. Me gustaba pensar que era domingo y que aún era posible subirse en el burro que ese día no cargaba...
tracking img