Artículo/maneras de vivir/rosa montero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (792 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ROSA MONTERO MANERAS DE VIVIR
Lágrimas gordas
ROSA MONTERO 22/02/2009

*
 
*
 
*
 
*
 
Qué interesante la reacción de la gente ante el desmoronamiento emocional de Federeren el Open de Australia: se diría que sus lágrimas gustaron más que el propio partido. Por lo menos es de lo que más se habló en todos los sitios, desde las radios hasta las barras de los bares. Delllanto de Federer y del fenomenal ejemplo de elegancia que dio Rafael Nadal, ese genio del deporte y de la vida. Y lo curioso es que los comentarios más conmovedores y conmovidos fueron hechos porhombres. Daba gusto oír reivindicar las lágrimas a tantos varones. Incluso escuché decir más de una vez que el tenista lloró como un hombre. Una frase estupenda que le da la vuelta a la tradicionalaridez emocional del machismo. Al detestable mito de ese Boabdil que, tras perder Granada, lloró “como una mujer lo que no supo defender como un hombre”, como le dijo, según la leyenda, su propia madre. Yes que las madres, en efecto, han sido grandes transmisoras del sexismo: a menudo las víctimas, justamente por serlo, asumen sin fisuras la ideología que les oprime. En cualquier caso, esa madre deBoabdil era repelente, y puede que el rey nazarí estuviera moqueando amargamente por tener una progenitora tan insufrible, y no por la pérdida de la ciudad.-------------------------------------------------
La noticia en otros webs
* webs en español
* en otros idiomas
"Los machotes son una rara especie en extinción que al parecer carece de lagrimales"
De manera que Federer lloró como unhombre y redimió a Boabdil y a todos los caballeros que alguna vez soltaron un gemido y fueron condenados al infierno viril de los machotes. Los machotes son una rara especie en extinción que alparecer carece de lagrimales. Debe de ser verdaderamente difícil atravesar la vida sin poder permitirse sentir, sin emocionarse. Porque la existencia está llena de momentos acongojantes que te inundan de...
tracking img