Arte contemporanep

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6998 palabras )
  • Descarga(s) : 11
  • Publicado : 20 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
"Acerca del arte más contemporáneo"
Por Andrea Giunta

Entre las razones por las que el pensamiento estético de Susan Sontag logra definir un lugar particular, ya desde sus escritos tempranos, a comienzos de los años sesenta, cuenta su deseo y decisión de comprender lo que estaba cambiando en la cultura de su propio tiempo. Eran años de transformaciones complejas que implicaron una crisisprofunda de los paradigmas construidos por el modernismo [1]. Si bien Sontag nunca dejó de ser “moderna” en el núcleo duro de sus juicios críticos (hablar de la forma, del estilo y del valor en el arte implica sostener principios estrechamente vinculados a la modernidad), también se planteó una actitud de apertura basada en la descripción y en la comparación entre lo conocido y lo nuevo. Como señalabaen sus “Notas sobre lo camp” (1965), hay cosas que existen pero que carecen de nombre. Sontag se propuso describirlas y comprenderlas en sus particulares inflexiones. En estos trabajos tempranos escribía sobre lo que en ese mismo momento estaba sucediendo en el campo del cine, la literatura, el teatro, las artes visuales. Pero no para describir sin parámetros el efecto que le producían diversosestímulos visuales y auditivos: ejercía la reflexión crítica buscando descubrir el sentido, sin renunciar a establecer valores y dejando de lado el terreno cómodo y previsible del estilo. “Hablar de estilo es una de las maneras de hablar de la totalidad de una obra de arte. Como ocurre en todo discurso sobre totalidades, el referirse al estilo exige apoyarse en metáforas. Y las metáforasconfunden”, escribía Sontag [2].
Treinta años después de la primera edición de su célebre compilación de ensayos, Contra la interpretación, Sontag evaluaba su posición en aquella época. Esta mirada retrospectiva no sólo es importante por las críticas que dirige hacia su trabajo precedente. Lo es también porque vuelve a poner de manifiesto el eje de un programa que, en lo substancial, Sontag no cambia. ¿Cómosituarse frente al cambio estético, frente a aquello que no comprendemos y que tendemos, inmediatamente, a rechazar? Sontag reconstruye los problemas entre los que se debatía en el momento de asumir una posición que no pretendía enterrar el buen arte del pasado pero tampoco ignorar aquello que implicaba un cuestionamiento de sus valores: “Las jerarquías (alto/bajo) y polaridades (forma/contenido,intelecto/sentimiento), que desafiaba, eran las que inhibían la correcta comprensión de la obra nueva que yo admiraba [...] La obra nueva que yo ensalzaba (y utilizaba como una plataforma para relanzar mis ideas sobre la creación y el conocimiento del arte) no desvirtuaba la gloria de lo que admiraba mucho más”[3]. El final de este párrafo es contundente: “Disfrutar de la impertinente energía yagudeza de una especie de actuación denominada happening no hacía que me preocupara menos por Aristóteles ni por Shakespeare. Estaba –estoy– a favor de una cultura plural, polimorfa. Entonces, ¿ninguna jerarquía? Si debo elegir entre The Doors y Dostoievski, entonces –naturalmente– elegiré Dostoievski. Pero, ¿tengo que elegir?”[4]. La frase la sitúa en el lugar exacto de una decisión tomada a partirde términos que ella no considera excluyentes. Una posición en la que palabras como “disfrutar” (no comprender o explicar) señalan una relación con el arte que no se basa prioritariamente en la explicación intelectual. Para Sontag es más importante lo que la obra hace que lo que la obra dice [5].
Reflexionando sobre los valores éticos y sobre lo que sucedió en el arte desde los años sesenta,Sontag da cuenta de cierto arrepentimiento sobre el lugar de su escritura: “...si yo hubiera comprendido mejor mi época [...] me habría hecho más prudente”[6]. Con estas palabras expresa su desilusión acerca de las consecuencias que muchos de los principios que ella defendía –las mezclas culturales, la insolencia, la defensa del placer– tuvieron posteriormente, al ser apropiados como valores...
tracking img