Arte y los artistas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1699 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA SISTEMA DE EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR ARTE BACHILLERATO GENERAL POR COMPETENCIAS

Guía de Aprendizaje: APRECIACIÓN DEL Módulo 2. Actividad 2

 

El arte y los artistas  
  Autor:  Luis Alberto Pérez Amezcua, basado en el  texto Historia del Arte de Ernest Gombrich  Conocer el arte es conocerse a uno mismo. La vida moderna nos ha hecho creer que el arte es aburrido, que es un asunto propio de la gente nerd, de personas que emplean su tiempo  en cosas que no les serán útiles o que no les resultan inmediatamente divertidas. Esto es  falso. El arte es sumamente útil y, si lo sabemos apreciar —y si lo sabemos compartir con  nuestros amigos—, puede ser algo en verdad divertido. El arte es, desde luego, una forma  de comunicarnos y de socializar.    Algunos especialistas  afirman  que  no  existe  propiamente  el  arte,  que  tan  sólo  hay 

artistas  (Gombrich  1995:  13),  y  los  artistas  se  manifiestan  de  distintas  maneras.  Estas  diferentes  manifestaciones  artísticas  —cine,  pintura,  escultura,  literatura,  música,  etcétera— son formas de comunicación humana. La palabra arte puede significar diferentes cosas, según la época y el lugar en la que la encontremos. Pero, a fin de cuentas, aunque  hay muchas definiciones de arte, la que importa es la que nosotros mismos podamos darle.  ¿Qué significan para mí las diferentes manifestaciones artísticas? ¿Qué me dicen? ¿De qué  me informan? ¿Qué me hacen pensar? Pero, sobre todo, ¿qué me hacen sentir?   Estas preguntas son algunas de las que nos podemos plantear al estar ante alguna 

manifestación  artística.  Son  preguntas  que  nos  pueden  ayudar  a  comprenderlas  y  disfrutarlas y, con ello —como dijimos—, comprendernos a nosotros  mismos. Quizás esta  sea una de las claves para que tú puedas apreciar el arte: hacerte preguntas, no quedarte  estático, sin hacer nada.   Es  como  cuando  entablamos  un  diálogo  con  una  persona que  no  conocemos.  Si  le ponemos atención y nos esforzamos un poco por entender lo que nos dice, la comunicación  tiene  lugar.  Mientras  la  escuchamos,  en  nuestra  mente  nos  hacemos  preguntas  de  una  manera muy rápida para entenderla. Y también hacemos conjeturas. Decimos: “¡Ah! Lo que 

quiere decir es esto, por esta causa”. Y esto lo hacemos con el mismo lenguaje humano. A  esta  misma  persona  la  podemos  oír,  pero no  escuchar,  y  entonces  la  comunicación  es  deficiente o no se da. Es la diferencia entre escuchar y oír, tal como ocurre con ver y mirar.  Cuando  ponemos  en  práctica  nuestras  capacidades  perceptivas  y  mentales  superiores  la  comunicación y el entendimiento aumentan.  El  arte  puede  gustarnos  por  cualquier  motivo.  Cualquier  razón  es  válida  y  buena.  Una  pintura  o un  cuadro  nos  pueden  gustar  porque  nos  recuerdan  algo  agradable.  Nos  puede  gustar  un  paisaje  porque  nos  recuerda  unas  maravillosas  vacaciones;  o  un  retrato  porque nos recuerda a alguien querido. No hay nada malo en ello. Todos nosotros, cuando  vemos  una  manifestación  artística  cualquiera,  podemos  recordar  o  asociar  muchas  cosas  que  pueden  influir  en nuestros  gustos  y  disgustos.  Si  estos  recuerdos  o  asociaciones  nos  ayudan a gozar de lo que vemos u oímos, no hay ningún problema. Pero cuando hay algo  que  se  convierte  en  un  obstáculo  para  disfrutar  de  una  buena  representación  artística  debemos  —de  nueva  cuenta—  hacernos  preguntas.  ¿Por  qué  hay  algo  que  me  aparta  de  esto?  Es  entonces  cuando  empieza  la otra  parte  de  nuestro  autoconocimiento.  Podemos  identificar lo que nos gusta y recordar por qué nos agrada; pero acaso sea más importante  saber qué no nos gusta y, sobre todo, por qué.  En pocas palabras, lo que queremos decir es que hay causas equivocadas por las que  puede  no  gustarnos  una  obra  de  arte.  Estamos  en  nuestro  derecho  de  que  algo  no  nos ...
tracking img