Articulo carolina sanin

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (704 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Yo odio el lugar donde nací.Todo en Bogotá me es detestable, salvo unas cuantas fachadas, el parque Simón Bolívar y el del Virrey, y las nubes en contadas ocasiones
Estoy resentida por vivir en unaciudad que no tiene mar ni río ni lago, ni siquiera fuentes, y en donde aguacerea lluvia sucia todas las malditas tardes. Aborrezco salir a la calle y tener que respirar el aire que huele a tubo deescape de autobús, y también montar en autobús para aguantar sacudones y soportar a los vendedores de porquerías que reclaman porque los pasajeros no les respondemos el saludo. Odio a los taxistas porsobre todas las cosas, y en segundo lugar odio las “chivas rumberas” que transitan en estas noches decembrinas —los mismos camiones de abasto que se incendian y desabarrancan en los caminos rurales yque aquí las empresas usan como bares ambulantes, pintorescos, para emborrachar una vez al año a los empleados que le han sabido lamer el culo al jefe durante doce meses más—. Odio pasear por el centrode la ciudad, que es inmundo, y odio el norte con sus mujeres idénticas unas a las otras, de bluyín enmorcillado y bota encima del bluyín, de pelo con “rayitos”, de la mano de sus niñas vestidas deinvariable rosa. Me agobian los polvorientos barrios de los trabajadores tanto como los edificios de la burguesía, la clase a la que pertenezco: sus nombres en inglés (¡hay uno que se llama “Ego Box”!)y la ordinariez de sus apartamentos caros reformados con drywall y sus mesas de centro con libros de fotos de Mompox, y las conversaciones sobre a qué colegio vamos a meter al niño. Tanto como a lasseñoras bien y a sus maridos putañeros, abomino los pulguientos círculos intelectuales bogotanos con sus lecturas trasnochadas de traducciones ibéricas, a mi generación entera y su perica (que es comotienen que decirle a la cocaína para que no se confunda con la misma sustancia que consagra la mentira y financia las masacres, y así no les entre en la mala conciencia). Me enfurece el uso...
tracking img