Articulo de divulgacion "la boveda celeste

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1829 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA BOVEDA CELESTE
En 1700 aún se podía creer que una bóveda limitaba el universo y que en ella estaban fijadas las estrellas como lucecitas, y también que esa bóveda se hallaba mucho más allá del fin del sistema solar. Así pensaba Kepler.
Las medidas de paralajes que se habían usado para calcular la escala del sistema solar en el siglo XVII, no servían para las estrellas. La separación entredos estrellas cercanas no variaban apenas nada por muy separados que estuviesen los observatorios terrestres desde los que se medía. Incluso colocando los dos observatorios en extremos opuestos de la Tierra no se notaba ningún cambio en la posición de las estrellas. Esto no debe sorprendernos, pues aunque las estrellas se encontrasen un poco más allá de Saturno, esta distancia es demasiado grandepara que la paralaje pudiera ser medida con los medios de que se disponía en 1700.

Pero la superficie de la Tierra no era el único recurso del astrónomo para resolver este problema. Aunque el diámetro de la Tierra no mide más que unos 12000 kilómetros, en su movimiento alrededor del Sol el planeta entero se traslada a través del espacio y entre los dos extremos de la órbita media un distanciade 299.000.000 de kilómetros. Así que si se registraba la posición de las estrellas una noche y se volvía a registrarla otra noche, pero medio año después, el astrónomo habría realizado dos observaciones desde dos posiciones separadas por una distancia equivalente a 23.600 veces el diámetro de la Tierra. La distancia angular entre el borde y el centro de la elipse sería la paralaje estelar.
Estemétodo no se puede aplicar a los planetas porque describen una trayectoria tan complicada en el espacio que cualquier desplazamiento originado por el movimiento de la Tierra queda enmascarado. Intentar separar el movimiento propio del planeta del otro que tiene en virtud del movimiento de la Tierra sería un trabajo muy complicado, y daría resultados poco precisos que los que se pueden obtener por elmétodo de la paralaje. Como las estrellas permanecen prácticamente fijas durante todo el año, con ellas sí se puede utilizar ese método.
Durante los diez años que trascurrieron de 1800 a 1809 los astrónomos no consiguieron detectar la paralaje de ninguna estrella. Las razones para esto fueron muy variadas.
Pudo suceder que Copérnico y Keplerestuviesen equivocados y que la Tierra no girasealrededor del Sol, sino que fuera el centro inmóvil del Universo. Si hubiese sido así, habría sido imposible observar ninguna paralaje. Cuando Copérnico expuso por vez primera la teoría heliocéntrica, uno de los argumentos más contundentes que se esgrimieron contra él fue que no había podido realizarse ninguna paralaje. Pero había demasiadas razones a favor de la teoría heliocéntrica, por lo que,aunque no se había observado ninguna paralaje estelar, esa teoría acabó por calar firmemente en el pensamiento astronómico. La Tierra sí se mueve, así que la ausencia de paralajes debía explicarse por otras causas.
Aunque la Tierra se mueve, no se podría observar ninguna paralaje si todas las estrellas se encontrasen a la misma distancia, pues la paralaje sólo puede ser medida cuando se observa laposición que un objeto cercano ocupa respecto a otro más alejado. Si la bóveda celeste fuera rígida, todas las estrellas tendrían un desplazamiento idéntico aunque cambiase la posición del observador y no podría observarse paralaje alguno.
Había varios argumentos que llevaban a pensar que las distancias entre la Tierra y las estrellas podrían ser variables. Podía ocurrir que las estrellas estuviesendistribuidas en un espacio muy amplio, y el Universo no tuviera una frontera rígida.
El brillo de las estrellas cambia, hecho evidente para cualquiera que haya mirado el cielo de noche. Hiparco fue quien intentó por primera vez sistematizar estas diferencias de brillo, para lo que dividió las estrellas en seis clases o magnitudes. Las más brillantes las clasificó en la primera magnitud, las...
tracking img