Articulo periodistico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1268 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
MUERE UN TESTIGO DEL SIGLO XX (Artículo periodístico)
El académico y escritor Laín Entralgo muere en Madrid a los 93 años.
El pensador, que falleció el pasado miércoles 6 de junio, luchó por la reconciliación de los intelectuales españoles.
Esa capacidad de moverse con soltura en las materias más diversas, esa sabiduría enciclopédica, esa memoria inmensa sobre cuestiones variadas, forman partede un tipo de intelectual que ha tenido en la figura de Pedro Laín Entralgo uno de sus últimos representantes en España.
Laín fue un sabio casi renacentista, un estudioso infatigable, amante de muchísimas disciplinas periodista, médico, crítico literario y teatral, historiador de la medicina, químico, psiquiatra, filósofo, filólogo, triacadémico (Española, Historia y Medicina)...
En 1953 entróen la Real Academia Española. De la que fue presidente entre 1982 y 1987, en sustitución de Dámaso Alonso. Aquel día se declaró “apesadumbrado con la responsabilidad que ha caído sobre mis hombros. Yo, que no soy un filólogo, sino, en palabras de Unamuno, un logófilo, un amante de la palabra”. Dimitió para dedicarse a escribir.
Quizá fue esa faceta, la de escritor, la que le permitió salir delcírculo académico, donde fue reconocido como una eminencia, para conectar con las cuestiones de su tiempo. En todo lo que trató, Laín siempre buscó sumergirse a todo y llegar a sus raíces más profundas. Ya fueran cuestiones científicas o históricas, literarias o políticas, procuró borrar la hojarasca y tocar el meollo de cada cuestión. Pensó de la España que le tocó vivir que tenía tres grandesproblemas heredados: “El conflicto ideológico y de creencias, las desigualdades sociales y económicas y la dialéctica centralismo-diversidad”.
A propósito de la ciencia, alguna vez comentó que “el conocimiento total acabado de la realidad no será dado nunca a la mente humana”, que nos vamos acercando a las cosas sin terminar nunca de encontrarlas del todo.
Hombre de profundas convicciones, escribiótambién sobre el cristianismo. Entendió que su principal mandamiento era convertirse en “prójimo del menesteroso”. Y lo hizo en un tiempo difícil, en el que intervino de forma polémica y conflictiva.
Nacido en Urrea de Gaén (Teruel) el 15 de febrero de 1908, Laín Entralgo padeció la traumática experiencia de la guerra civil a los 28 años. Laín militó con armas y bagajes en el bando nacional, y alfinal del combate entró con los falangistas en la Residencia de Estudiantes.
En esa época, Laín era miembro del grupo de jóvenes discípulos de Dioniso Ridruejo, con quienes fundó en 1940 la revista Escorial. Pero las cosas iban a cambiar. Años más tarde empezó a creer en la reconciliación de las dos Españas, en el perdón y en la rehabilitación de las víctimas de la barbarie.
Según dijo su amigaTeresa de Angulo, “cambió sus privilegios por un espíritu liberal y abierto, contrario al régimen franquista”.
Siendo Ruiz-Giménez ministro de Educación, fue nombrado rector de la Universidad Complutense, cargo que desempeñó entre 1952 y 1956. Un choque con el ministro provocó su cese y el ingreso, más o menos ambiguo, en el llamado exilio interior. Lo que parece claro es que esa ruptura hizoposible el primer atisbo de oposición intelectual al régimen, y que animó o precipitó la abierta disidencia de profesores como Enrique Tierno Galván, José Luis L. Aranguren o Agustín García Calvo, que serían represaliados y despojados de sus cátedras. En 1976, Laín publicó Descargo de conciencia, donde se sumergió en su dolorosa historia política personal. Se iniciaban los años de la transición yeran tiempos propicios para el ajuste de cuentas con uno mismo. En 1990, cuando el libro se reeditó, Laín confesó en una entrevista: “ Cometí la equivocación de pensar, ingenua pero honestamente, que pueden unirse dos supremas constantes de la mente humana: la exigencia de justicia social y la fidelidad a la historia del país al que uno pertenece. Como utopía, esto quiso ser el fascismo en los...
tracking img