Articulos importantes 2011

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 42 (10333 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de abril de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Aniversario de la guerra a las drogas: reflexión y acción
Ethan Nadelmann*
Algunos aniversarios son ocasión para celebrar, otros abren un tiempo para la reflexión, y otros para la acción. El próximo junio marcará 40 años de que el ex presidente estadunidense Richard M. Nixon declaró una guerra a las drogas e identificó el abuso de las drogas como el enemigo público número uno. Hasta donde sé,no se planean celebraciones. Lo que se necesita, y de hecho es esencial, es reflexión... y acción.
Resulta difícil creer que los estadunidenses han gastado alrededor de un billón de dólares (cientos de millones más o menos) en esta guerra de 40 años. Difícil creer que decenas de millones de personas han sido arrestadas, y muchas encerradas en prisiones, por cometer actos no violentos que hace unsiglo ni siquiera constituían delitos. Que el número de personas encarceladas por acusaciones relativas a drogas se incrementó más de 10 veces mientras la población del país apenas creció 50 por ciento. Que millones de estadunidenses han sido privados del derecho a votar no porque hayan asesinado a un conciudadano o traicionado a su patria, sino tan sólo porque compraron, vendieron, produjeron osencillamente poseían una planta o sustancia química sicoactiva. Y que se ha permitido que cientos de miles de estadunidenses murieran –por sobredosis, sida, hepatitis y otras enfermedades– porque la guerra contra las drogas impidió e incluso prohibió que se atendiera la adicción a ciertas sustancias como un problema de salud, más que penal.
Necesitamos reflexionar no sólo en las consecuencias deesta guerra en el país, sino también en el extranjero. El crimen, la violencia y la corrupción que esta política ha ocasionado en el México actual recuerdan a Chicago en la época de la prohibición... aumentado 50 veces. Partes de Centroamérica están todavía más fuera de control, y muchas naciones caribeñas sólo pueden esperar que no sean las próximas. Se dice que los mercados ilegales de opio yheroína en Afganistán representan entre la tercera parte y la mitad del PIB de ese país. En África, el lucro, el tráfico y la corrupción ocasionados por la prohibición se extienden con rapidez. En cuanto a Sudamérica y Asia, escójase un momento y un país y las historias son en buena medida iguales, de Colombia, Perú, Paraguay y Brasil a Pakistán, Laos, Birmania y Tailandia.
Las guerras pueden sercostosas –en dinero, derechos y vidas–, pero todavía necesarias para defender la soberanía nacional y valores esenciales. Es imposible sostener tal argumento en relación con una guerra a las drogas. De hecho, la mariguana, la cocaína y la heroína son más baratas hoy que al lanzarse la guerra, hace 40 años, y están tan al alcance como entonces de cualquiera que en realidad las desee. La mariguana,que está detrás de la mitad de los arrestos por droga en Estados Unidos, jamás ha matado a nadie. La heroína es básicamente indistinguible de la hidromorfona (Dilaudid), medicamento para el dolor que cientos de miles de estadunidenses han consumido bajo prescripción médica sin sufrir efectos negativos. La gran mayoría de personas que han usado cocaína no se vuelven adictas. Cada una de estas drogases menos peligrosa de lo que la propaganda gubernamental afirma, pero aún lo bastante para merecer normas inteligentes en vez de prohibiciones generales.
Si la demanda de estas drogas fuera dos, cinco o 10 veces la existente hoy, la oferta estaría allí. Para eso son los mercados. Y, ¿quién se beneficia de persistir con estrategias de control de la oferta, pese a sus evidentes costos y fracasos?Básicamente, dos grupos de intereses: los productores y vendedores de drogas ilícitas, que pueden ganar mucho más de lo que obtendrían si los productos estuvieran regulados legalmente en vez de prohibidos, y los oficiales de la ley para quienes la expansión de las políticas prohibicionistas se traduce en empleos, dinero y poder político para defender sus intereses. Los gobernadores republicanos...
tracking img