Ascenso al monte ventoux

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (408 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Ascenso al Monte Ventoux

(Carta escrita a Dioniso, profesor en la Universidad de París).
Mi único motivo era el deseo de ver el espectáculo que se ofrecía a la vista desde tan gran elevación.La montaña, que es visible desde muy lejos, estaba ante mis ojos, y concebí la idea de ascender a la montaña lo que por fin hoy llevé a cabo, y propuse la subida a mi hermano único, que es menor queyo y a quién Ud. Conoce muy bien. Gozábamos de mente vigorosa y cuerpo fuerte y ágil, no tuvimos que afrontar más dificultades que las de terreno. Encontramos a un viejo pastor, quien trato dedisuadirnos del ascenso, pero sus amonestaciones, en vez de disminuirlo aumentaron nuestro deseo de seguir adelante, viendo la inutilidad de sus esfuerzos, nos acompañó por una corta distancia, el cansanciosiguió muy pronto a nuestro esfuerzo y nos detuvimos en lo alto de la peña. Mientras que mi hermano escogió un camino derecho a cuesta arriba, tomé uno más fácil que en la realidad descendía, esto fueun pretexto a mi pereza; había fracasado en mi empeño de encontrar un camino fácil y no hice más que aumentar la distancia y así me topé varias veces con la misma dificultad. Me senté y me dirigí lassiguientes palabras: ¨lo mismo que tú has experimentado hoy subiendo la montaña te pasa a ti, y a muchos otros en el viaje de la vida bendita¨. Visto el panorama de la montaña vi las nubes en nuestrospies, repase en debido orden todas las experiencias del pasado, todavía hay mucho en mí dudoso y malo, si lo amo todavía pero con vergüenza y con pesar. ¨Odiar si puedo, sino amar contra voluntad¨.Me afligí de mis debilidades y compadecía la inestabilidad de la conducta humana, mientras que dividía mis pensamientos se me ocurrió abrir mi ejemplar de las Confesiones de San Agustín, me parecióhaber bastante de la montaña y lo que había leído lo considero como dirigido a mí. Medité en silencio sobre la falta prudencia de los mortales. Cuán de verás deberíamos esforzarnos, no a pisar la...
tracking img