Asdasdasd

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6632 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Crónica de un almuerzo - El general, los escritores y los desaparecidos

Por Margarita Pierini

"La comida comenzó con budín de verduras, puntas de espárragos, salsa blanca y golf. Después y mientras tomábamos excelentes vinos servidos de botellas envueltas en su conveniente servilleta blanca, se pasó a los ravioles con una salsita de tomates. A los postres llegaron ensaladas de frutas condulce de leche o crema, según los gustos. Finalizamos con café". [1]

Así detallaba Horacio Ratti, por entonces presidente de la SADE, el menú con que el Presidente de la Nación, Teniente General Jorge Rafael Videla, agasajó en la Casa de Gobierno el 19 de mayo de 1976 a los cuatro escritores convocados "para conversar abierta, francamente de los problemas que atañen a la cultura en relación conla situación del país", según anticipara el diario Clarín dos días antes del encuentro[2]. En el inicio de una etapa que marcaría, al decir de Videla a sus comensales, "un nuevo rumbo del país"[3] este cónclave de representantes de la literatura nacional: -Jorge Luis Borges, Leonardo Castellani, Horacio Esteban Ratti y Ernesto Sábato- despertó gran interés en los medios, convenientementealeccionados por la usina proveedora de información, la SIP (Secretaría de Información Pública). 30 años después de aquel almuerzo, no está demás recordarlo.

El General se comunica con las Fuerzas Vivas

Poco más de un mes ha transcurrido desde el golpe, con una vertiginosa sucesión de medidas dirigidas a extirpar de raíz los males severamente diagnosticados por las FFAA -"demagogia complaciente,desorden, parálisis, corrupción generalizada, subversión de valores"[4]. Ha llegado el momento de comunicarse con la sociedad, para manifestarle la claridad y firmeza del Proyecto que habrá de sanearla. Para ello, en el transcurso del mes de mayo de 1976 se multiplican los encuentros con representantes destacados de diversas corporaciones, así como los discursos ante los directivos de medios decomunicación, que deberán hacer llegar ese mensaje a la ciudadanía.
La versión de la cena de Caparrós y Anguita (La Voluntad)

MAYO DE 1976. "Le agradecí personalmente el golpe del 24 de marzo, que salvo al país de la ignominia, y le manifesté mi simpatía por haber enfrentado las responsabilidades del gobierno. Yo nunca he sabido gobernar mi vida, menos podría gobernar un país", dijo Jorge LuisBorges, y los periodistas de Casa de Gobierno se sonrieron: ya tenían un titulo para sus notas. El miércoles 19, Borges, Ernesto Sábato, Horacio Esteban Ratti (presidente de la Sociedad Argentina de Escritores) y Leonardo Castellani (un sacerdote que escribía) almorzaron durante mas de dos horas con el general Jorge Videla y con otro general, José Villarreal, secretario general de la Presidencia.Primero los contertulios bebieron whisky, jerez y jugo de frutas. Videla inició la conversación preguntándole a Borges sobre su viaje a los Estados Unidos y los resultados de su operación de ojos. Borges le contestó que estaba muy cansado por ese recorrido de cuatro meses y, sobre todo, por la comida americana. En cuanto a su vista, intentó una demostración: señaló dónde estaba el perchero,dónde una silla, dónde un cuadro. Y enseguida le dio un vahído, estuvo a punto de caerse y lo atajaron Videla y Ratti. Cuando se recuperó, todos pasaron al comedor privado. "El desarrollo de la cultura es fundamental para el desarrollo de una Nación", dijo Videla varias veces, y los demás asentían.
A la derecha del presidente estaba el padre Castellani. A la izquierda, Ernesto Sábato. EnfrenteBorges. Y a sus lados Ratti y el general Villarreal . Un mozo les servía un menú que la prensa calificó como "sobrio": budín de verduras con salsa blanca, ravioles y ensalada de frutas con crema o dulce de leche, con vino tinto Bianchi 1887 y San Felipe blanco. Videla, dijeron después los escritores, se dedicó a escuchar y les repitió varias veces que para él era un honor compartir esa mesa con tan...
tracking img