Asdfasdf

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (540 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
historia de la brujeria,brujas actuales brujas antiguas

En la antigüedad greco-latina, se distinguía la magia según la intención con que se practicaba, la magia con fines benéficos se practicabapúblicamente, incluso, los augures desempeñaban funciones estatales. Pero la magia maléfica era perseguida.

Las hechiceras, practicaban la magia maléfica y poseían la capacidad de transformarse enanimales, podían volar de noche, y sus prácticas perseguían el beneficio personal o de terceros. Su principal práctica era la magia erótica, pero podían provocar tempestades y enfermedades. Se reuníanpor las noches, considerando como protectoras a Hécate, Selene y Diana.

Las brujas más conocidas de la mitología son Circe y Medea, cuyas habilidades están en la preparación de filtros y pócimas.Hay numerosas referencias de estas y otras brujas en la literatura clásica, sobre todo las que realizan hechizos eróticos.

La religión cristiana condena la brujería desde los comienzos. Durante laEdad Media, existían leyes que condenaban la brujería, con la intención de erradicar las prácticas paganas, y fundadas en el derecho romano.

El Tribunal de la Sagrada Inquisición fue creado en elsiglo XIII para combatir la herejía, proveniente de los cátaros y valdenses, quienes combatían a la Iglesia Romana por sus abusos. En el siglo XIV, aparecen los procesos de brujería, y se configura lamoderna imagen de la bruja, asociada con el culto al demonio.

Las cazas de brujas todavía ocurren en la actualidad y suelen clasificarse dentro del llamado pánico moral. De forma general, el términoha llegado a denotar la persecución de un enemigo percibido (habitualmente un grupo social no conformista) de forma extremadamente sesgada e independiente de la inocencia o culpabilidad real.
La bulaSummis desiderantes
La bula papal contra las brujas redactada por Heinrich Institoris en 1484 y firmada por el Papa Inocencio VIII, la Summis desiderantes, sólo tuvo una influencia duradera en...
tracking img