Asertijos cuentos y adivinanzas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 174 (43377 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuentos, adivinanzas y refranes populares
Índice Cuentos, adivinanzas y refranes populares Cuentos de encantamiento La hormiguita El lobo bobo y la zorra astuta Los caballeros del pez La niña de los tres maridos Bella Flor El lirio azul Versión valenciana El pájaro de la verdad Los deseos El pícaro pajarillo El Carlanco Otra versión del Carlanco Benibaire La zorra y la vejeta El gallo y el patoLa joroba El galleguito Juan Cigarrón El zurrón que cantaba Pico, pico, a ver si me pongo rico Cuento de embustes El duendecillo fraile La gallina duende Cuentos infantiles religiosos El pan Si Dios quiere Una promesa La tentación Los dos caminitos Cuento de bruja Como le gusta al niño dios que le pidan La virgen costurera San Lorenzo San Pedro El holgazán Desprecio de las advertencias Creación dela golondrina Ejemplos ¡Señor, aquí está Juan! Adán [Preliminares] Justicia de dios y desengaños de España Dios te salve, bella aurora Españoles, abrir los ojos Adivinas infantiles Oraciones, relaciones y coplas infantiles Máximas que repetía un excelente padre a sus hijos Oraciones y relaciones infantiles Asuntos religiosos Jesús al alma Conversión de San Agustín La oración del simple

Lapasión de Jesucristo Explicada con las piezas de que se compone el arado Al Ecce-Homo Relaciones religiosas Acto de amor compuesto por una monzja Saetas de Semana Santa Coplas de Noche-buena Refranes y máximas populares Recogidos en los pueblos de campo Refranes agrícolas y observaciones meteorológicas Locuciones populares andaluzas Adivinas y acertijos populares Adivina Acertijos popularesSoluciones Índice alfabético A la sombra de un olivo Crucificado Amor De frío tiritando Del arado cantaré Dios te salve, bella aurora El lisonjero juez Españoles, abrir los ojos Si dejarte yo tu cruz Viendo Cristo que su muerte Cuentos de encantamiento La hormiguita Había vez y vez una hormiguita tan primorosa, tan concertada, tan hacendosa, que era un encanto. Un día que estaba barriendo la puerta de sucasa, se halló un ochavito. Dijo para sí: ¿Qué haré con este ochavito? ¿Compraré piñones? No, que no los puedo partir. ¿Compraré merengues? No, que es una golosina. Pensolo más, y se fue a una tienda, donde compró un poco de arrebol, se lavó, se peinó, se aderezó, se puso su colorete y se sentó a la ventana. Ya se ve; como que estaba tan acicalada y tan bonita, todo el que pasaba se enamoraba deella. Pasó un toro, y la dijo: -Hormiguita, ¿te quieres casar conmigo? -¿Y cómo me enamorarás? -respondió la hormiguita. El toro se puso a rugir; la hormiga se tapó los oídos con ambas patas. -Sigue tu camino -le dijo al toro-, que me asustas, me asombras y me espantas. Y lo propio sucedió con un perro que ladró, un gato que maulló, un cochino que gruñó, un gallo que cacareó. Todos causabanalejamiento a la hormiga; ninguno se ganó su voluntad, hasta que pasó un ratonpérez (1), que la supo enamorar tan fina y delicadamente, que la hormiguita le dio su manita negra. Vivían como tortolitas, y tan felices, que de eso no se ha visto desde que el mundo es mundo. Quiso la mala suerte que un día fuese la hormiguita sola a misa, después de poner la olla, que dejó al cuidado de ratonpérez,advirtiéndole, como tan prudente que era, que no menease la olla con la cuchara chica, sino con el cucharón; pero el ratonpérez hizo, por su mal, lo contrario de lo que le dijo su mujer: cogió la cuchara chica para menear la olla, y así fue que sucedió lo que ella había previsto. Ratonpérez, con su torpeza, se cayó en la olla, como en un pozo, y allí murió ahogado. Al volver la hormiguita a su casa, llamó ala puerta. Nadie respondió ni vino a abrir. Entonces se fue a casa de una vecina para que la dejase entrar por el tejado. Pero la vecina no quiso, y tuvo que mandar por el cerrajero, que le descerrajase la puerta. Fuese la hormiguita en derechura a la cocina; miró la olla, y allí estaba, ¡qué dolor!, el ratonpérez ahogado, dando vueltas sobre el caldo que hervía. La hormiguita se echó a llorar...
tracking img