Aspectos sociologicos de mexico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4016 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
TRABAJO SOBRE ABRAHAN
TALLER “TU HISTORIA, MI HISTORIA”

NOMBRE: Juana María García Contreras
GRUPO: 4 “c”

PRIMERA PARTE

Lee los textos que a continuación se encuentran.
Subraya todo aquello que te llame la atención: lo que te gusta, lo que no te gusta, lo que no entiendes, etc.
Haz observaciones.

ABRAHAM

UNA FE MÁS ALLA DE LO IMPOSIBLE

En medio del resplandor blanco delmediodía, encontrar en Palestina un lugar de sombra es una bendición. El encinar de Mambré, frente a Hebrón, es uno de esos lugares. Allí se detienen los caminantes, acampan los caravaneros y hacen noche los mercaderes. Desde él contemplan la cueva de Makpelá, al borde de la finca de Efrén, el hitita, que esconde los restos de Abraham y Sara y su memoria es como una encina milenaria bajo la quevenimos a cobijarnos cada generación de israelitas. En torno al viejo tronco del antepasado se entretejen narraciones, afloran antiguas historias, despiertan recuerdos dormidos. Las tradiciones sobre aquél oscuro nómada que emigró a Canaán desde Ur de Caldea sigue dándonos las claves para entender nuestro pasado y nuestro presente, el lenguaje que nos permite decirnos a nosotros mismos,encontrar sentido a nuestro destino y contarnos como pueblo.

Nuestros orígenes son lejanos e inciertos. Nuestro padre fue un arameo errante (Dt 26,5) que adoraba a dioses extranjeros: a Semes, el dios sol, a Sin, la divinidad lunar. Pero el Santo, bendito sea, pronunció un día su nombre: y Abraham contestó: “aquí estoy”. “Sal de tu tierra y de la casa de tu padre y ve a la tierra que te mostraré,de ti haré una nación grande y te bendeciré. Marchó pues Abraham como se lo había dicho el Señor…. (Gn, 12, 1-4)...
“No temas, Abraham, yo soy para ti un escudo, tu recompensa será muy grande” (Gn, 15,1). El Señor le sacaba fuera de su tienda cada noche y le hacía mirar las estrellas “Cuéntalas si puedes” le decía “así será tu descendencia”. Y Abraham miraba al cielo, deslumbrado por lamajestad de aquél ejército innumerable y se dormía soñando con una multitud de hijos como brotes de olivo en torno a su mesa.

Pero, al amanecer, miraba a Sara, anciana y estéril, descansando a su lado, se miraba a sí mismo, ya viejo, sin fuerzas para engendrar vida: “Mi Señor, ¿qué me vas a dar si me voy sin hijos?” (Gn 15,2), se quejaba a veces Abraham, pero, por encima de todo, seguía creyendoen el Señor y la mirada del Señor se complacía en la fe de Abraham porque, de todas las obras maravillosas que puede hacer un ser humano, la más grande de ellas es llegar a confiar. Dios le seguía prometiendo “No te llamarás Abrahán, sino Abraham pues te he constituido como padre de muchos pueblos y a Sara, tu mujer, la bendeciré y de ella también te daré un hijo. La bendeciré y se convertirá ennaciones: reyes de pueblos procederán de ella” (Gn, 17, 5.16). Y Abraham y Sara recibían sus nombres como una semilla que contenía un germen secreto de vida y fecundidad.

Un día en este mismo encinar de Mambré, el Señor se hizo presente en aquellos tres caminantes que se detuvieron en busca de sombra y de agua. La hospitalidad es el orgullo del nómada y Abraham les ofreció un banqueteespléndido. Al irse, dejaron otra vez la promesa vibrando en la brisa de la tarde: “Antes de un año, tu mujer Sara tendrá un hijo” (Gn 18,14). Pero Sara, escondida en la tienda, sonreía mirando sus canas en el espejillo de estaño bruñido porque aún no sabía que para el Señor no hay nada imposible (Gn 18,14; Lc, 1,37).

Lo aprendió cuando el Señor hizo por ella lo que había prometido y la vidafloreció, como un milagro, en su vientre seco. El Señor había cambiado su suerte y le pareció que soñaba. Por eso sus labios se llenaron de risas y su boca de cantares (Sal 126,1-2). “Dios me ha dado de qué reír y todo el que lo oiga, reirá conmigo” (Gn 21,6). El muchacho creció y se hizo mozo y sus padres miraban embelesados a aquel hijo del que sabían que, aunque les pertenecía, era un regalo...
tracking img