Astros del balon

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 88 (21954 palabras )
  • Descarga(s) : 28
  • Publicado : 22 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
AURA O LAS VIOLETAS José María Vargas Vila A MANERA DE PRÓLOGO EL 23 de julio de 1860 nacía en Bogotá, José María Vargas Vila, hijo de soldado, venido al mundo entre el estrépito de la contienda revolucionaria, bajo el signo de la belicidad, y que, comenzando a pelear con la espada, continuaría haciéndolo con la pluma, hasta el fin de sus días humanos. No sospechaba Colombia, ni sus advenedizosautócratas, ni tampoco sus huestes liberales, que en ese niño bogotano estaba presa la inapagable chispa de la libertad. Dos décadas, y lo conocerían. Hacia 1886 y en la ciudad venezolana de Rubio volvemos a hallar a Vargas Vila. No está solo allí, sino que compañeros de militancia insurrecta lo son asimismo de su Orgulloso infortunio. Ved a Ezequiel Cuartas Madrid, quien no sospecha entonces supróximo fin, su trágico fin en la cruz, atravesado por el plomo de los servidores de la autocracia colombiana, después de haber participado en nueva revuelta. Ved también a Avelino Rosas, quien dirá más tarde un importante rol en la guerra de Cuba y habrá de morir en otro levantamiento colombiano, pendido de un árbol y su cuerpo roto por las balas enemigas. Y está, además, Emiliano Herrera, quefallecerá en Nicaragua. Carlos Estrada y sus amigos de San José de Cúcuta, sus buenos amigos, sus raros amigos, logran editar –parece– Aura o Las violetas. Estamos en 1887. En el mes de mayo de este año prevacía Vargas Vila su obra, "este manuscrito trivial y doloroso, sin otro encanto que el de su ingenuidad". En los últimos de 1888 publica en cierta revista literaria de Maracaibo su pequeña novelaEmma. Y en los comienzos del siguiente año, "Ecos de Zulia" da, en forma de folletín, Lo irreparable. El editor local Betancourt reúne en solo volumen Aura, Emma y Lo irreparable. En 1895 da a conocer Flor de Fango, una de sus más popularizadas producciones, que ha visto caer sobre ella el veto religioso de las diócesis de catorce países de América, como ocurre asimismo con La demencia de Job. Florde Fango es la descripción, en un estilo todavía inhábil y opaco, con escaso relieve de situaciones y de caracteres, de la vida de una muchacha modesta vencida por su propia virtud y por la ignorancia y la calumnia de los pueblos incultos. Tiene la obra un palmario sentido social. Y en lo que se refiere a la forma, es curioso destacar que en los cuatro años de diferencia que hay entre Flor deFango e Ibis se verifica, en cuanto a técnica literaria, todo un proceso evolutivo. De ella dice su autor: "en Flor de Fango, se ha creído ver, encarnado en una mujer, el mito de mis rebeldías; absurdo; la heroína de ese libro vivió; y, su tragedia, yo, la vi vivir; ¿en dónde? la vetusta ciudad que la albergó lo sabe bien... ella repite diariamente esa tragedia bajo otras formas." "Flor de Fango–escribe por su parte Escobar Uribe–, es un realísimo asunto, cuya verdad ha de correr siempre produciendo la cólera y el estupor entre las almas de Colombia...” En 1899 (¿ó 1900?) aparece Ibis, la más debatida de las producciones de Vargas Vila. En el prólogo escrito para su obra en Roma presiente el autor que para Ibis la publicidad ha de ser un campo de batalla. Y no marra. ¿Cómo no va a ser combatidosi es audaz, en las concepciones y el vocabulario, si es crudo en la pintura, si es paganizante? Sin mucha imaginación puede adivinarse en el "maestro" del relato al propio Vargas Vila. Más de un rasgo autobiográfico hay en sus páginas, maguer quiera ponerlo en duda él mismo, cuando en otro lado expresa:

"Ibis, aquel libro de Fatalidad, por el cuál, es público, que se han suicidado diez ysiete personas, siendo por eso apellidado la Biblia del Suicidio, que ha disuelto tantos matrimonios, roto tantos idilios, ajado tantos gérmenes de poemas; me ha ocasionado tan rara y dolorosa correspondencia, de anatemas de las víctimas, y, gritos de Victoria de los vencedores, que si yo publicara algún día ese Epistolario se vería el más extraño caso de sugestión literaria que un libro puede...
tracking img