Aura o las violetas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9952 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
RESUMEN MI LUCHA

PRIMERA PARTE

CAPÍTULO PRIMERO

En el hogar paterno

Considero una predestinación feliz haber nacido en la pequeña ciudad de Braunau sobre el Inn; Braunau, situada precisamente en la frontera de esos dos Estados alemanes.

En esa pequeña ciudad sobre el Inn, bávara de origen, austríaca políticamente y ennoblecida por el martirologio alemán vivieron mis padres allá porel año 1890. Mi padre era un leal y honrado funcionario, mi madre, ocupada en los quehaceres del hogar, tuvo siempre para sus hijos invariable y cariñosa solicitud. Poco retiene mi memoria de aquel tiempo, pues, pronto mi padre tuvo que abandonar ese pueblo que había ganado su afecto, para ir a ocupar un nuevo puesto en Passau, es decir, en Alemania.

En aquellos tiempos la suerte del aduaneroaustríaco era “peregrinar” a menudo; de ahí que mi padre tuviera que pasar a Linz, donde acabó por jubilarse. Cuando finalmente a la edad de 56 años se jubiló, adquirió una pequeña propiedad agrícola; la administró personalmente. Fue sin duda en aquella época cuando forjé mis primeros ideales , creo que ya entonces mis dotes oratorias se ejercitaban en altercados más o menos violentes con miscondiscípulos.

En el estante de libros de mi padre encontré diversas obras militares, una edición popular de la guerra franco-prusiana de 1870-71. Dos tomos de una revista ilustrada de aquella época e hice de ellos mi lectura predilecta. Desde entonces me entusiasmó cada vez más todo aquello que tenía alguna relación con la guerra o con la vida militar.

Cuando ahora, después de transcurridostantos años, hago un balance retrospectivo de aquella época, dos hechos resaltan como los más importantes:

1º ME HICE NACIONALISTA.

2º APRENDÍ A COMPRENDER Y A APRECIAR LA HISTORIA EN SU VERDADERO SENTIDO.

Esta evolución en mi modo de sentir hizo muy rápidos progresos, de tal manera que ya a la edad de quince años puede comprender la diferencia entre el “patriotismo” dinástico y el“nacionalismo” popular y desde aquel momento sólo el segundo existió para mí.

Ya entonces deduje las consecuencias de aquella experiencia: amor ardiente para mi patria austro-alemana y odio profundo contra el Estado austríaco.

La cuestión de mi futura profesión debió resolverse más pronto de lo que yo esperaba.

A la edad de 13 años perdí repentinamente a mi padre. Mi madre, siguiendo el deseo de midifunto padre, se sentía obligada a fomentar mi instrucción, es decir, mi preparación para la carrera de funcionario. Yo personalmente me hallaba decidido, entonces más que nunca, a no seguir de ningún modo esa carrera.

Mi madre, bajo la impresión de la dolencia que me aquejaba, acabó por resolver mi salida del colegio para hacer que ingresara en una academia. Felices días aquéllos, no debieronser más que un sueño, pues dos años después, la muerte de mi madre vino a poner un brusco fin a mis acariciados planes.

A mi padre le veneré, pero por mi madre había sentido adoración.

La miseria y la dura realidad me obligaron a adoptar una pronta resolución. Los escasos recursos que dejara mi padre fueron agotados en su mayor parte durante la grave enfermedad de mi madre y la pensión dehuérfano que me correspondía no alcanzaba ni para subvenir a mi sustento; me hallaba, por tanto, sometido a la necesidad de ganarme de cualquier modo el pan cotidiano.

Con una maleta con ropa en la mano y con una voluntad inquebrantable en el corazón, salí rumbo a Viena.

CAPÍTULO SEGUNDO

Las experiencias de mi vida en Viena

Quería ser arquitecto y en aquella época abrí los ojos ante dospeligros que antes apenas si conocía de nombre, y que nunca pude pensar que llegasen a tener tan espeluznante trascendencia para la vida del pueblo alemán: el marxismo y el judaísmo.

En aquellos tiempos me formé un concepto del mundo, concepto que constituyó la base granítica de mi proceder de aquella época. A mis experiencias y conocimientos adquiridos entonces, poco tuve que añadir...
tracking img