Aura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1427 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Hace falta comprender el simbolismo de esta novela de Carlos Fuentes para poder juzgarla correctamente, para no hablar de ella únicamente como un relato ficticio y confuso cuyo final resulta incomprensible, sino para apreciarla como un proceso de reencuentro con la historia en el que fuerzas como el destino y la hechicería permiten a los protagonistas vivir dos épocas de sus vidas a un mismotiempo, ver su esplendor y su decadencia, su vida y su muerte. Cuatro personajes y un conejo pueden ser reducidos a dos en la medida en que se entiende que uno no es más que un desdoblamiento del otro que permite ver el lado inverso de su historia. El general Llorente revive en Felipe, Consuelo se representa en Aura y realiza en ella su ideal de juventud eterna y el espejo de Aura es el conejo de laanciana, siempre silencioso, devoto, misterioso.

“Lees ese anuncio: una oferta de esa naturaleza no se hace todos los días. Lees y relees el aviso. Parece dirigido a ti, a nadie más.” Felipe Montero decidió entregarse al destino que el periódico le había dado esa mañana. El protagonista de 27 años se desplazó desde un espacio exterior, en el que prevalecían las apariencias superficiales y lasmáscaras -el de la moderna Ciudad de México, cotidiana - hacia otro espacio interior y central, en el que habría de descubrir una realidad oculta: la Ciudad de México colonial, histórica, representada por la calle Donceles, en la que se encontraba la casa de la anciana Consuelo, con el número 815. Analizando la simbología del suceso, se observa una regresión en la que el pasado, del que es portadorala vieja, se apoderó del presente, representado por el joven historiador. Pero el pasado es eso, el pasado, y su peso, la vida que llevaba a cuestas, impidió que la juventud o las hechicerías lograran revitalizar el encierro o esclarecer la penumbra terminando así por apoderarse de Felipe.

Conoció a Saga, el conejo, sin imaginarse cuánto llegaría a enamorarse de él, de Aura:

*Saga, Saga. ¿Dónde está? Ici, Saga...
*

¿Quién?
*

Mi compañía.
*

¿El conejo?
*

Sí, volverá

...

*

Le dije que regresaría
*

¿Quién?
*

Aura, mi compañera, mi sobrina.

En ese momento se enamoró de sus ojos verdes, y en adelante fue más grande su preocupación por sacar a esa mujer del jugo de su tíaque su interés en los aburridos relatos del general Llorente que debía traducir.

En el primer folio de los manuscritos relataba hechos pasados: su infancia, los estudios militares en Francia, la amistad con el duque de Morny, con el círculo íntimo de Napoleón III, el regreso a México con el estado mayor de Maximiliano, las ceremonias y veladas del Imperio, las batallas, el derrumbe, el Cerrolas Campanas, el exilio en París... aventuras militares que habían sido contadas numerosas veces ya por otros. Era sin embargo la presentación de un pasado que le pertenecía, era recuperar una identidad perdida por el paso del tiempo.

El segundo folio le fue entregado inmediatamente después de que Aura lo hubo declarado su esposo, tras irrumpir en su recámara y poseerlo durante su sueño. Tansúbitamente como Aura, apareció entonces Consuelo en los relatos de las hojas amarillas. Era entonces una joven de 15 años, cuyos ojos verdes fascinaban al general, constituyéndose, según él mismo afirmó, en su perdición. La narración del general informaba que Consuelo practicaba la tortura de gatos, lo que ella justificó ante su marido como un recurso para: "rendre notre amour favorable, par unsacrifice symbolique". El general se refirió también al inmenso orgullo que tenía Consuelo de su belleza, que podría llevarla a cualquier extremo:

“Siempre vestida de verde. Siempre hermosa, incluso dentro de 100 años. Tu es si fiére de ta beauté; que ne ferais-tu pas pour rester toujours jeune? “

Los hechos corrían paralelos en la casa de Donceles; coincidía la quema de los gatos con los que...
tracking img