Aurora boreal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1194 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El hermoso fenómeno de luminiscencia atmosférica conocido como aurora boreal se produce cuando una eyección de masa solar choca con los polos norte y sur de la magnetosfera terrestre. Como consecuencia surge la aurora, una luz difusa proyectada en la ionosfera terrestre, compuesta de partículas protónicas que difunden el color.

Se le denomina boreal cuando se observa este fenómeno en elhemisferio norte y aurora austral cuando es observado en el hemisferio sur.

Tanto la aurora austral como la boreal pueden generar colores diversos, dependiendo de la oblicuidad con que las particulas solares choquen contra un polo.

El Sol constantemente emite todo tipo de partículas, algunas simplemente atravesarán la atmosfera y chocarán contra la Tierra, pero otras se ven afectadas por elcampo magnético terrestre, de forma que las cargadas positivamente tomarán una dirección y las cargadas negativamente otra.

Debido a la disposición del campo magnético terrestre ambos flujos de partículas llegarán hasta los polos, para finalmente chocar contra la magnetosfera, produciendo el hermoso fenómeno lumínico que conocemos como aurora.

Debido a la duplicidad que se produce entrepartículas positivas y negativas, la misma luminiscencia que se produce en el Polo Norte (boreal) se produce en el Polo Sur (austral), además al mismo tiempo

Hace tres años recibí una invitación para hablar de literatura colombiana en Noruega. No adiviné, por la firma, si quien me escribía era un hombre o una mujer. Después de un intercambio de mensajes, acepté. Nunca había visitado los paísesnórdicos, pero soñaba con ellos desde niño. Imaginaba un mundo de llanuras blancas, de laderas de pinos cubiertos de nieve, de bahías glaciales donde había barcos varados en el hielo, un mundo de navegantes y de gaviotas, de glaciares que emergen del mar y de fiordos apacibles con aldeas de pescadores. Me preguntaron si, además de Oslo, quería visitar otro lugar de su país. Les pedí que me recomendaranalgún sitio, y se decidió que visitaría Bergen y Tromso.
Sólo cuando ya estaba decidido el trayecto fui a mirar en el mapa para entender mi itinerario. Allí estaba Oslo, cerca de los confines del Mar del Norte; allí, sobre el litoral fragoso del Atlántico, estaba Bergen. Pero ¿dónde diablos estaría Tromso? Finalmente lo encontré, perdido en el extremo norte de la península, que me pareció másbien el último extremo de la galaxia: cerca del paralelo 70, mucho más allá del Círculo Polar Ártico. ¿A quién se le había ocurrido construir un pueblo en la vecindad del Polo Norte? ¿A quién se le había ocurrido proponerme que viajara a ese lugar? ¿Y qué iba a hacer yo solo en esas soledades, sin conocer el idioma de los osos polares, ni el de los lobos, y ni siquiera el de los noruegos? A lo mejor,me dije, a modo de consuelo, tendré una oportunidad en mi vida para ver la aurora boreal.
La llegada fue más bien desconcertante. El aeropuerto de Oslo queda muy lejos de la ciudad y no había nadie esperándome. Confiado en que alguien me recibiría, ni siquiera había revisado el nombre del hotel; una vez en el aeropuerto no hallé un café internet para consultar mi correo y no me fue posibleestablecer contacto con la vieja lengua de los vikings. Busqué en un mapa de la ciudad un hotel cualquiera y decidí instalarme allí mientras establecía contacto con mis anfitriones. Un taxi me llevó en casi una hora, y en coronas noruegas, por los campos cubiertos de nieve, donde se veían fábricas y graneros y alguna aldea perdida en los pinares. Comprendí que todos los recursos destinados al viaje segastarían en ese primer taxi que parecía estar cruzando toda la península.
Finalmente llegué a una ciudad bella, fría, ordenada, apacible, con grandes parques presididos por palacios y estatuas. El taxi me dejó frente al Gran Hotel y entré decidido a hacerme recibir como fuera, siquiera por un día, mientras se restablecía el orden de la realidad. Allí tuve mis primeras sorpresas nórdicas: por...
tracking img