Autoestima

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2127 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Carta a García

H
ubo un hombre cuya actuación en la guerra de Cuba culmina en los horizontes de mi memoria, como culmina un astro en su perihelio. Sucedió que cuando estalló la guerra entre Es¬paña y los Estados Unidos, palpose claramente la necesidad de un entendimiento inmediato entre el Presidente de la Unión Americana y el General García. Pero, ¿cómo hacerlo? Calixto García se hallaba enesos momentos Dios sabe dónde en al¬guna serranía perdida en el interior de la Isla. Y era preciso obtener su colaboración. Pero, ¿có¬mo hacer llegar a sus manos un despacho?
¿Qué hacer?
Alguien dijo al Presidente: “Conozco a un hombre llamado Rowan. Si alguna persona en el mundo es capaz de dar con García, es él: Rowan”.
En efecto, Llaman a Rowan, le piden que vaya en busca de García, estédonde esté, y que a costa de cualquier sacrificio le haga llegar esa carta importantísima.
Rowan toma la carta, la guarda en una bolsa que cierra contra su corazón, desembarca a los cuatro días en las costas de Cuba, desaparece en la selva pri¬mitiva para reaparecer de nuevo a las tres sema¬nas al otro extremo de la Isla, cruzando un terri¬torio hostil, y entrega la carta a García, las accionesentre los dos frentes se coordinan y se gana la guerra. Por supuesto todo lo referente a esta guerra es algo interesante de lo cual se encargarán los libros de historia, pero el punto sobre el cual quiero llamar la aten¬ción es éste:
“Dan a Rowan una carta para que la lleve a García. Rowan toma la carta y no pregun¬ta: ¿Y quién es García? ¿y por que yo y no otro? ¿en dónde podré encontrar aGarcía?” ¿Por dónde me voy a ir? ¿Esto será Fácil? ¿No traerá peligros este oficio?

¡Por Dios vivo!, he aquí un hombre cuya estatua debería ser vaciada en bronces eternos y colocada en cada uno de los colegios del univer¬so. Porque lo que debe enseñarse a los jóvenes no es esto o lo de más allá; sino vigorizar, tem¬plar su ser íntegro para el deber, enseñarlos a obrar prontamente, a concentrar susenergías, a hacer las cosas, “a llevar la carta a García”.

El General García ya no existe. Pero hay mu¬chos Garcías en el mundo. Qué desaliento no habrá sentido todo hombre de empresa, que ne¬cesita de la colaboración de muchos, que no se haya quedado alguna vez estupefacto ante la im¬becilidad del común de los hombres, ante su abulia, ante su falta de energía para llevar a tér¬mino laejecución de un acto.
Descuido culpable, trabajo a medio hacer, desgreño, indiferencia, parecen ser la regla general. Y sin embargo no se puede tener éxito si no se logra por uno u otro medio obtener cola¬boración completa de los subalternos, a menos que Dios, en su bondad, obre un milagro y envíe un ángel iluminador como ayudante.
El lector puede poner a prueba mis palabras: lla¬me a uno de los muchosempleados que trabajan a sus órdenes y dígale: “Consulte usted la Enciclope¬dia y hágame el favor de sacar un extracto de la vida de Correggio”. ¿Cree usted que su ayudante le dirá: “Sí señor”, y pondrá manos a la obra?
A pues no lo crea. Le lanzará una mirada vaga y le hará una o varias de las siguientes preguntas:

 ¿Quién era él?
 ¿En qué Enciclopedia busco eso?
 ¿Está usted segurode que esto está entre mis deberes?
 ¿No será la vida de Bismark la que usted necesita? ¿Por qué no ponemos a Carlos a que busque eso?
 ¿Necesita usted de ello con urgencia?
 ¿Quiere que le traiga el libro para que usted mismo busque allí lo que necesita?
 ¿Para qué quiere saber eso?

Y apuesto diez contra uno a que después de que usted haya respondido íntegramente el anteriorcuestionario y haya explicado el modo de verificar la información y para qué la necesita usted, el prodigioso ayudante se retirará y busca¬rá otro empleado para que le ayude a buscar a “Correggio” y regresará luego a informarle que tal hombre no existió en el mundo.
Puede suceder que yo pierda mi apuesta, pero si la ley de los promedios es cierta, no la perderé. Y si usted es un hombre cuerdo no...
tracking img