Ayacucho basilio auqui

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1229 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
BASILIO AUQUI HUAYALLA, HÉROE DE LA INDEPENDENCIA Precursor de la victoria de Ayacucho
Por: Luis Guzmán Palomino.
Pampa Cangallo, tierra de los Morochucos, fue la tierra natal de este notable patriota, allá por 1739, fecha calculada teniendo en cuenta que frisaba los 75 años cuando en 1814 organizó un escuadrón de caballería para iniciar la lucha contra los opresores españoles. En esa tropa deMorochucos tuvo como oficiales a un hijo y siete nietos suyos, por lo cual la unidad fue conocida también como Escuadrón de los Auqui. “Los Morochucos de Cangallo -escribe Luis Milón Bendezú- brillaron como célebres jinetes, incansables soldados y baluartes invencibles de la libertad. Comparables a los Llaneros de Venezuela. Basilio Auqui encarna no sólo belicosidad del Morochuco, sino la rebeliónde una raza”. Fueron sus ancestros aquellos conquistadores españoles que promediando el siglo XVI intentaron hacer del Perú una patria independiente de España, y que al ser derrotados por los realistas debieron buscar refugio en las comunidades altinas del Pampas, encontrándose con la estirpe nativa para dar lugar a un mestizaje singular. En las venas de los Morochucos corría por igual sangre deaguerridos Pocras y Chancas, como también de almagristas, gonzalistas y girones. Basilio Auqui fue arriero de ocupación, es muy posible que sus frecuentes viajes le permitieran conocer las inquietudes rebeldes surgidas en tierras aledañas. Debió haber oído hablar de Túpac Amaru, si consideramos que en la región del Pampas prendió también el fuego de la revolución. Y con seguridad tuvo contacto conlos Angulo, Béjar y Hurtado de Mendoza, al extenderse en toda Huamanga la revolución cuzqueña de 1814. Salvajemente reprimida por los realistas, que realizaron terribles matanzas en las alturas ayacuchanas, Basilio Auqui, sobreviviente de esa guerra, debió confirmar entonces su postura antiespañola, propagandizando entre su gente la vocación libertaria. Una y otra vez los virreinales intentaronsojuzgar a los bravos Morochucos sin que éstos amenguara un sólo momento la fe en la victoria final. En Cangallo, el enemigo debió instalar una fuerte guarnición, sucediéndose con frecuencia los encuentrso entre ambas fuerzas. Convencidos de que el acendrado amor por la libertad era irrenunciable para los Morochucos, los realistas no buscaban sojuzgarlos sino más bien exterminarlos totalmente. Loslegendarios jinetes fueron de los más tenaces defensores de la independencia proclamada en Huamanga el 31 de octubre de 1820 y ofrecieron el concurso de sus armas al ejército del general Arenales, en la primera campaña del Ejército Libertador sobre la Sierra. Primero Ricafort y luego Carratalá comandaron las tropas virreinales que pugnaron por doblegar la belicosidad de los Morochucos, fracasandorepetidas veces. Tal por ejemplo fue lo que sucedió en noviembre de 1821, según apunta Carlos Bendezú, uno de los biógrafos del héroe:

“... Mientras el jefe del regimiento fernandino buscaba a los intrépidos Morochucos, Basilio, dotado de gran imaginación y sentido militar, concibió y puso en ejecución el siguiente plan: Concentró en su campamento todos los animales de labranza de losalrededores, y baqueano en su terreno, ordenó barbechar y mover la tierra de la pampa denominada Saccha, desviando el curso de un riachuelo y formando un inmensa pantano, convenientemente disimulado por malezas y arbustos... Los realistas, que exploraban el terreno, divisaron a unos 400 jinetes Morochucos, desmontados y detenidos en media pampa. El jefe realista, que no quería perder la oportunidad dederrotarlos, decidió con prontitud atacarlos. Ordenó cerrarles el paso y tomó sus disposiciones para el ataque, colocando los escuadrones en línea... A la voz de ¡Ataque! se inició la terrible carga realista, mientras Auqui y su gente, mostrando serenidad absoluta, miraban con indiferencia el avance enemigo. La caballería realista, como una tromba, penetró en la pampa de Saccha, y sin que pudiera...
tracking img