Ayuda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1457 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LEYENDA LA VISITA A LOS 7 TEMPLOS
Cuenta esta leyenda que en el año de 1937 don Pablo Rodríguez Quien sus compañeros le apodaban "el cacahuate " por lo cual el era taxista se avía pasado sin poder trabajar ya trascurrido el día se acerco la noche fue cuando se encontró con una linda mujer la cual le pidió de sus servicios al subirse a taxi la mujer le dijo a " al cacahuate”.
Por favor me lleva a estos siete templos que tengo algo que  resolver cuando iban llegando  a la catedral le dijo aquella dama por favor  aquí espéreme  el  cachué la espero en el carro asta que salió  en seguida le dio el nombre de los siguientes templos a si la llevo a todos los demás
Por ultimo le pide a cachué que la lleve  al cementerio aquel taxista se preguntaba ¿quién es? ¿Dónde vive? ¿Cómo se llama?Cuando  llegaron  a la puerta de cementerio la mujer se bajo del carro le pidió  un papel y una pluma y frente de el escribió ella redice le suplico que se lo lleve el día de mañana a la persona a quien va dirigida  para que le liquide sus servicios la cual va dirigida a un doctor  el le dice pero señora como va  creer el que usted me manda no tendrá problemas entréguele este anillo y dígale cuanto esde sus servicios si por alguna cosa no le paga se queda con el anillo ella le dice –yo me quedo aquí el cacahuate no quiso saber mas de la mujer y se retiro llegando  a su casa muy asustado y le platico a su esposa de lo que le avía  sucedido  .
Al  día siguiente busco al doctor  ya que lo encontró le entrego la nota y el anillo la examino le dijo si son de Josefina yo pago todos los gastos ellaase un año que murió y ese anillo se lo llevo a la tumba el cacahuate salió  lo mas rápido que pudo  y se lo conto a sus compañeros los cuales no le creyeron de lo que le había sucedido

EL ALACRÁN DE LA CÁRCEL DE DURANGO
La leyenda cuenta que en 1884, en la Hacienda de la Cacaria, vivía un joven moreno, alto y robusto llamado Juan. Le decían Juan sin miedo porque era un hombre que no conocíael temor. Un día llegó un perro rabioso a la hacienda, la población se alarmó y cerró las puertas de sus casas. En la escuela, el profesor no supo del peligro y les dio salida a los niños cuando el perro pasaba por allí. Al mirar desde su ventana el peligro, Juan sacó su escopeta para tirarle al perro y justo cuando le disparó al animal, una señora llamada Doña Elvira, se atravesó y la bala letraspasó el pecho muriendo casi instantáneamente. El perro perseguía a los niños, y Juan en vez de huir, cogió un hacha y golpeó la cabeza del perro dándole muerte. Juan, rápidamente fue con Doña Elvira y la cogió en los brazos, pero ya era muy tarde, ella había fallecido. Juan fue encarcelado y tendría que pagar por su delito con 20 años de prisión. Después de estar 7 años prisionero en la cárcel deDurango, llegaron órdenes de sentenciarlo a la Celda de la Muerte. Luego se supo que el hijo del dueño de la Hacienda de la Cacaria, quería que Juan muriera para quedarse con su prometida. Cuando el director de la penitenciaría le preguntó a Juan. ¿qué necesitas?, Juan le contestó: "un banco, una docena de velas de sebo grandes y una caja de cerillos". Cumpliendo con su petición, le entregaron loque pidió y lo encerraron en la Celda de la Muerte. Mientras la vela se iba gastando, el joven comenzó a acordarse de toda su vida. Las horas parecían siglos, y hora tras hora contaba las campanadas que daba el reloj de la catedral. Cuando ya el temor lo vencía, prendía la vela unos minutos y veía a su alrededor. Cual fue su gran sorpresa al ver un enorme alacrán de unos 30 centímetros de largo,que pronto se ocultó en su madriguera. Tomó los cerillos y apagó la vela, permaneciendo en silencio y dejando transcurrir el tiempo. El problema se concretaba en matar al animal, o cuando menos, no dejarse picar. Cuando el reloj sonó a las 5 de la mañana, encendió el cerillo y el cúbito de su última vela y miró el enorme alacrán que estaba a un paso de su banco; sin pensarlo mucho, se quitó el...
tracking img