Bailand al anocecer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 390 (97460 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Bailando
al anochecer.






Dancing at midnight










Julia Quinn






















Capítulo Uno.




Oxfordshire,
Inglaterra, 1816.


Si, uno a uno, cazara a todo el mundo—
Arabella Blydon parpadeó. Eso no tenía sentido. No salía ningún cazador en el Cuento de Invierno. Se alejó el librode la cara. Peor aún. Se acercó el libro de nuevo. Las letras de la página se reenfocaron lentamente.
Si, uno a uno, casara a todo el mundo—
Belle suspiró y se recostó contra el tronco del árbol. Eso tenía más sentido. Parpadeó un par de veces más, obligando a sus brillantes ojos azules a concentrarse en las palabras de la página frente a ella. Se negaron a obedecer, pero no estabadispuesta a dejar de leer, así que pegó el libro a su rostro, y bizqueando, continuó lentamente con su lectura.
Un viento frío la hizo estremecer, y echó un vistazo al cielo nublado. Iba a llover, sin duda, pero con suerte disponía de otra hora hasta que las primeras gotas cayeran. Era todo el tiempo que necesitaba para terminar el Cuento de Invierno.
Y esto marcaría el final de suMagna Odisea Shakesperiana, un esfuerzo pseudo-académico que había ocupado casi todo su tiempo en los últimos seis meses. Había comenzado con Bien esta lo que bien acaba y continuado, alfabéticamente, con Hamlet, todos los Henry, Romeo y Julieta, y un montón de obras más de las que no había oído hablar anteriormente. No estaba muy segura de por qué lo había hecho, además de por la simple razón deque le gustaba leer, pero ahora que el final de su odisea estaba tan cerca, que la condenaran si iba a dejar que unas gotas de lluvia se interpusieran en su camino.
Belle carraspeó y miró alrededor, como si temiera que alguien hubiera oído su maldición mental. Echó un vistazo al cielo. Un rayo de sol se coló a través de un diminuto hueco entre las nubes. Tomó esto como una buena señal y sacóun emparedado de pollo de su cesta de picnic. Lo mordió delicadamente y cogió el libro de nuevo. Las palabras estaban tan desenfocadas como antes, así que se acercó el volumen a la cara, y guiñó los ojos varias veces hasta que encontró un bizqueo que funcionó.
"Allá vamos, Arabella," refunfuñó. "Si te las apañas para mantener esta postura tan incómoda durante otros cuarenta y cincominutos, no deberías tener ningún problema para terminar con el libro. "
"Aunque, por supuesto, para entonces, sus músculos faciales estarán bastante agarrotados," dijo una voz tras ella, arrastrando las palabras.
Belle dejó caer el libro y giró la cabeza. Unos metros más allá un caballero estaba parado de pie, ataviado con un informal, aunque elegante, atuendo. Su pelo era de un brillantey profundo tono castaño y sus ojos eran exactamente del mismo color. La contemplaba a ella y a su solitario picnic con expresión divertida, y su perezosa postura indicaba que llevaba en esa posición algún tiempo. Belle lo fulminó con los ojos, sin que se le ocurriera nada que decir, pero esperando que su desdeñosa mirada lo pusiera en su lugar.
No funcionó. De hecho, él pareció incluso másdivertido. "Necesita gafas," dijo, en cambio.
"Y usted ha traspasado el límite de la propiedad," replicó ella.
"¿Si? Más bien creo que ha sido usted quien lo ha cruzado. "
"Estoy segura de que no. Esta tierra pertenece al Duque de Ashbourne. Mi primo." añadió, para enfatizarlo.
El forastero señaló hacia el Oeste. "Aquella tierra pertenece al Duque de Ashbourne. Ellímite está en aquella roca de allí. Así que es usted quien está en propiedad privada. "
Belle entrecerró los ojos y colocó un mechón de su ondulado cabello rubio detrás de su oreja. "¿Está seguro?”
"Absolutamente. Soy consciente de que las propiedades de Ashbourne son enormes, pero no son infinitas. "
Ella se removió incómodamente. "Oh. Bien, en ese caso, siento mucho haberlo...
tracking img