Bajo las alas del aguila

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2106 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
BAJO LAS ALAS DEL AGUILA
(CUENTO)

Juan José Alpuche, joven subteniente recién egresado del Colegio Militar estaba feliz por su próxima incorporación a la Unidad de Caballería que le habían designado
Durante el viaje por ferrocarril venia recordando episodios de su estancia como cadete y a veces con gestos tristes o alegres evocaba gratas o ingratas incidencias, pero eso si, conla satisfaccion de que al final de su preparación como oficial en esa férrea institución, había obtenido una sana y positiva formación.
Llevaba en sus ideales y en lo mas profundo de su pecho la plena convicción de observar el mas firme respeto a las leyes de la Constitución y el apoyo a la soberanía e independencia de la patria; todo esto a veces lo hacia suspirar, provocando la inmediatacuriosidad de los demás viajeros.

…Señor, vengo a darme de “alta” como cadete, quiero ser oficial.

El Capitán mirándolo de hito en hito y con una sonrisa se levanto del escritorio y le dijo:
Deberías ir a tu casa muchacho, deja que pasen unos años más y regresas para ver si te pudíeramos aceptar.
Señor- dijo suplicante- he venido desde un pueblo de Guanajuato, no mepida eso, póngame las pruebas que quiera y se que no le quedare mal.
El capitán encargado de supervisar el ingreso de futuros alumnos, quedo ligeramente satisfecho con la respuesta y le pregunto; -¿Qué hacías antes de venir, a que te dedicas?
He trabajado en todo señor y tambien ayudo a mi padre a cortar leña en el monte, algunas veces la hacemos carbón y la vendemos en los pueblosmás cercanos.
Mira -le dijo- si entras, vas a pasar penalidades, hambres y fatigas, harás largas caminatas a pie o a caballo, cargaras en tu espalda pesados equipos, no veras a tus familiares por largas temporadas, estudiaras gruesos libros en pesadas veladas y conocerás el rigor de los servicios y la disciplina militar. Muchacho yo creo que el ejercito no es para ti, ¡regresa a tupueblo!
Señor, ¡soportare todo eso y mas! No tengo miedo, quiero estudiar, busco saber, ¡quiero ser militar! Mi tata me dio unos centavos que había juntado para comprar una vaca y después de tanta insistencia me dejo venir. Quiero mostrarme que los pobres podemos lograr lo que deseamos.
El Capitán ya no dijo nada, solo le sonrió satisfecho y enseguida grito: ¡Sargento!...Hace ya cuanto tiempo de eso recordaba Juan José, en tres años, se decía, aprendió el oficio, ; conoció de armas, de caminatas, de ayunos, fortaleció su cuerpo con duros ejercicios, aprendió historia de su país y de otras naciones, conoció los potentes cañones, como construir fortalezas, leyes y reglamentos civiles y militares, aprendió materias militares, científicas y sociales que nunca hubieraimaginado, disfruto la agradable camaradería entre compañeros ¡amo su uniforme! Y aprendió a querer a los caballos.



2

Acicalándose frente al espejo, escuchaba la voz de su amigo y compañero Luis Alderete, -Apúrate Juan- que ya deben estar esperándonos, quedamos de ir por ellas a las ocho.
¿Crees tu que estamos listos?, como que a mis botas les falta el brillo que megusta, me dan ganas de darles otro cepillazo. ¡no’mbre!, ya están bien, solo arréglate la tirilla del cuello y vámonos.


Ambos tomaron sus fajillas y se ajustaron el espadín reluciente, se colocaron sus quepis y salieron a la calle luciendo su flamante uniforme de gala.
Hortensia y Margarita, los esperaban, hermosasjovencitas, se alegraron al verlos. La mama de ambas una señora jovial los saludo con simpatía…

La ceremonia de graduación primero y la cena y el baile después fueron de lo mas agradable ; que orgulloso se sintió Juan Jose cuando le entregaron su patente de “Subteniente de Caballería”; en esos momentos deseo tener a sus padres junto a el, pero la pobreza de la familia no lo...
tracking img