Baldor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (347 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
ashajsh sbdn fhd fhsdfbsdbfh fhgbfrn hjtjrk rjjjjjjjjj ags qubas A la inversa, el monstruo de Frankenstein, en la película de James Whale, sólo se reconoce en la figura de una niña que le tiendela mano. Y --síntesis trágica de las apariencias-- Edipo sólo se reconoce en sí mismo. Lo ajeno, lo que lo niega --las palabras del Oráculo-- termina siendo lo idéntico, lo que lo afirma: su propiavida, actuada para descifrar unas palabras. El ángel se ve en el monstruo, el monstruo en el ángel y finalmente ángel y monstruo descubren que son uno: antes, han debido saber que cada uno era otro.Otro ser, otra orilla, otra tierra: en esta tensión entre mi apariencia y la sospecha de que otra apariencia me niega y me completa, la obra de Cuevas adquiere sus signos de transfiguración.Trans-figuras, los seres de Cuevas están en otra parte, elsewhere, ailleurs. Están, como la novia de Kwaidan, en su propio origen (que fue su propia muerte). Pero, como ella, han transfigurado ese origenmortal en resurrección, lo han hecho sinónimo, si no de su propio futuro, sí de su propia presencia fuera de la dicotomía tiempo-espacio.
Se abre entonces un abismo que sólo puede ser colmado porel terror, ese encuentro que, precisamente por previsible, nos a-terra, nos transporta, nos obliga a abandonar las cómodas calzadas y nos empuja en el salto a la otra orilla, a la otra tierra.Mishkin, el Ariel ruso, sabe que su Calibán, Rogoschin, lo espera en el cubo de la sombría escalera. No sabe cuándo lo espera, pero sabe cómo lo espera: el encuentro del terror es esperado por dosdesesperanzas que necesitan el reconocimiento de su contrario para conocerse a sí mismas. “El terror --dijo Joyce-- es el sentimiento que aterra al pensamiento frente a todo lo que es grave y constante en elsufrimiento humano.” El carácter seráfico del Príncipe Idiota sería banal si careciese de esa capacidad de unirse a lo que le aterra: la figura grosera de Rogoschin, su (de ambos) grave y constante...
tracking img